Justo Fernández, el 'Doctor Bike' granadino campeón nacional entre los médicos ciclistas

El médico residente en el Hospital Virgen de las Nieves ganó la prueba nacional de su gremio en Málaga./RAMÓN L. PÉREZ
El médico residente en el Hospital Virgen de las Nieves ganó la prueba nacional de su gremio en Málaga. / RAMÓN L. PÉREZ

Natural de Bérchules, ganó el pasado 27 de octubre el X Campeonato de España de Ciclismo para Médicos en Málaga

JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Nunca creyó que podría hacerlo y quizás por eso lo hizo. El médico residente granadino Justo Fernández Toro, natural de Bérchules, ganó de forma heroica el X Campeonato de España de Ciclismo para Médicos celebrado el pasado 27 de octubre en Málaga. A sus 25 años apenas lleva seis meses en el Hospital Virgen de las Nieves, donde sus compañeros le animaron a participar con fe en una victoria que el posterior campeón descartaba al no haber competido nunca. Así es 'Doctor Bike', un nuevo héroe en el complejo hospitalario granadino del Virgen de las Nieves.

Justo Fernández es médico residente de medicina física y rehabilitación en el citado hospital, parte de un equipo de más de veinte médicos y otros tantos fisioterapeutas encargados de «la valoración completa del paciente después de haber sufrido un ictus o cualquier tipo de operación traumatológica para prevenir lesiones en la población», como él mismo explica. Allí trabaja desde mayo tras haber terminado su MIR y allí le hablaron por primera vez del campeonato para médicos ciclistas. «Nunca pensé en apuntarme», reconoce honestamente.

«Nos enteramos por casualidad, vimos que se hacía en Málaga y Antonio Pérez, compañero traumatólogo de la unidad de columna, me animó a formalizar el Colegio de Médicos de Granada como equipo. Buscamos al oftalmólogo Daniel Martínez y lo hicimos», cuenta Justo Fernández. También integraron el equipo Belinda Pérez, de inspección médica, y Tania Cerdeña, médico de familia. Ocho días antes de cerrarse las inscripciones decidieron apuntarse. «No nos dio tiempo ni a llevar equipación», comenta divertido el joven de 25 años. «Antonio me dijo que yo podía ganar, lo iba pregonando por el hospital, pero en ningún momento se me pasó por la cabeza. En mi cabeza sólo iba el pasarlo bien, pero se dio la casualidad de que estuve delante y pude hacerlo», relata Justo, que apenas pudo preparar la prueba por las lluvias, que sin embargo respetaron la carrera en la que participaron 153 médicos ciclistas.

Justo Fernández completó los 68 kilómetros totales, 12 de ellos neutralizados desde la salida en el Colegio de Médicos de Málaga hasta el Peñón del Cuervo, en una hora y 32 minutos, con apenas diez segundos de ventaja sobre el navarro Diego Latasa y el vasco Ignacio Sanz. «No tengo cuerpo de ciclista porque soy muy pesado y tenía pensada una carrera en la que fuéramos todos apretados hasta los últimos dos kilómetros, pero fue todo lo contrario: en la primera rampa del puerto de 8 kilómetros al 4% atacaron y yo me defendí, aguanté hasta que en el llano final empezamos a atacarnos», describe el médico granadino, quien se propuso imitar a Latasa, ganador de varias ediciones, quien al final de la prueba lo reconoció como aspirante a relevar su dominio. «Por más que hubiera una clasificación, fue una reunión de médicos jugando a ser ciclistas», simplifica, modesto.

Reconocido

Justo Fernández no puede explicar su triunfo como tampoco recuerda la hora de felicidad que siguió a la conquista. «No podía creérmelo, pero no quería que acabase. Nunca había hecho un esfuerzo así entrenando. Tenía tanta adrenalina que quería dejar todas mis fuerzas. Fue una ilusión llegar a meta primero y ganar como dijo Antonio, tenía razón», admite ahora. «Cuando llegué el lunes al hospital, normal y corriente, todo el mundo me reconocía y se alegraba mucho. Fue un día de suerte y de gloria», valora más que satisfecho. El médico granadino comenzó a salir con la bicicleta con trece años por la Alpujarra, descubriendo sitios preciosos en los que nunca había estado por recónditos y viendo otros que sí conocía de otra forma. «Seguiré cogiendo la bici y entrenando, haré alguna cicloturista, pero no me apetece entrar en una dinámica competitiva», regatea.

Sí piensa acudir, animado por la inmejorable experiencia, a defender su título el año que viene en, según se rumorea, Asturias. «Antonio por supuesto dice que vayamos de cabeza», ríe Justo Fernández, a quien gustaría desarrollar su carrera en rehabilitación traumatológica en Granada «porque es una referencia».