La Junta respalda la petición del Ayuntamiento de Granada de aplazar su deuda con los bancos

Reunión entre el Ayuntamiento de Granada y la consejería de Hacienda, ayer. /IDEAL
Reunión entre el Ayuntamiento de Granada y la consejería de Hacienda, ayer. / IDEAL

Hacienda valora positivamente la gestión económica de Granada en una reunión con el alcalde y hará de 'intermediario' con el ministerio

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZ

La consejería de Economía, Hacienda y Administración Pública respaldó ayer la gestión económica realizada por el PSOE al frente de la capital a lo largo de los dos últimos años y le garantizó al equipo de gobierno municipal que respaldará a la institución en la petición que esta hará al ministerio de Hacienda para que este aplace la deuda que la ciudad mantiene con los bancos para, de esta manera, disponer de más fondos para abonar las facturas atrasadas pendientes de pago. Actualmente, el principal problema del Ayuntamiento de Granada son los más de 200 días que tarda, de media, en pagar a sus proveedores, algo que la ciudad pretende solucionar con un aplazamiento de la deuda que se mantiene en estos momentos con los bancos.

Fuentes municipales explicaron que el pago de los planes de pago a proveedores aprobados durante el mandato del PP se comen anualmente unos 35 millones que obligan a la capital a dejar en el cajón y sin abonar gran parte de las facturas que mensualmente se aprueban en la plaza del Carmen.

El Ayuntamiento de Granada agradeció ayer el «respaldo» por parte del consejero andaluz, Antonio Ramírez de Arellano, y su equipo, que valoraron «el trabajo económico del equipo de Gobierno de la ciudad sustentado en datos objetivos». En paralelo, fuentes municipales explicaron a IDEAL que este apoyo viene motivado por la «buena gestión» de las cuentas de la ciudad ejecutadas por el titular del área, Baldomero Oliver, que en la reunión de ayer expuso la necesidad de abrir «un debate sobre cómo podemos mantener nuestras obligaciones con los bancos, pero teniendo más liquidez con los proveedores».

La Junta de Andalucía ejercerá, por tanto, como intermediario entre ambas administraciones para que desde Madrid se adopte una decisión política extraordinaria que permita a la ciudad tener un balón de oxígeno para pagar sus deudas a corto plazo. «Le hemos dicho a la Junta cual es una posible solución, pedimos que nos echen una mano y eso no es óbice para que nosotros sigamos solicitando una reunión con el ministerio», expresaron fuentes municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos