Interceptan un yate de lujo en Motril con tres toneladas de hachís que intentó huir

La embarcación incautada que trasnportaba el alijo./IDEAL
La embarcación incautada que trasnportaba el alijo. / IDEAL

La Guardia Civil ha detenido a dos italianos que tripulaban la embarcación cuando fueron sorprendidos cerca de Motril

JOSÉ RAMÓN VILLALBA GranadaLAURA UBAGO MotrilMotril

La Guardia Civil ha interceptado un yate de lujo cargado con 3.385 kilos de hachís en la frontera del litoral granadino con el almeriense sobre las cuatro de la madrugada de ayer lunes. La operación se ha saldado con la detención de dos personas de nacionalidad italiana que tripulaban la embarcación.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil, tras ser avisado por elSIVE –Servicio Integrado de Vigilancia Exterior–, sospechó de un barco que navegaba cerca de la costa de Adra (Almería) con las luces apagadas y en plena madrugada. El yate fue avistado por las cámaras del SIVE cuando se encontraba en el límite entre las provincias de Granada y Almería, y la Guardia Civil acudió rápidamente al encuentro de la embarcación.

En vídeo

Cuando estaban cerca de los narcotraficantes, los agentes del instituto armado alumbraron con los focos, momento en el que la tripulación del yate intentó emprender la huida. Pero no pudo. La patrullera de la unidad de Salvamento Marítimo de la Guardia Civil le cortó el paso en alta mar y no tuvo más remedio que parar los motores y entregarse.

Los agentes no daban crédito a lo que veían cuando abordaron el yate y procedieron a su registro. El camarote inferior del yate interceptado estaba lleno de fardos de hachís, concretamente, 105, y cada uno con un peso estimativo de 32 kilos de 'chocolate'. Traducido a dinero, este cargamento de droga hubiera movido en el mercado negro 5,7 millones de euros.

La embarcación era de una empresa dedicada al alquiler de yates en puertos europeos

El yate estaba matriculado en Estados Unidos y formaba parte de una flota de embarcaciones de alquiler con sede en distintos puertos europeos. Los dos tripulantes fueron engrilletados y conducidos al puerto de Motril. Al cierre de esta edición seguían arrestados y en espera de pasar a disposición judicial, acusados de un delito contra la salud pública.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada ha abierto una investigación para saber de dónde procedía la droga y hacía dónde iba el cargamento de hachís, porque la ruta de la embarcación marcaba las costas del Levante español.

La Guardia Civil trasladó el barco con los dos detenidos y los 105 fardos de hachís al puerto de Motril, donde llegaron con la primera luz de la mañana, poco antes de las siete horas.

No resulta demasiado habitual el traslado de droga por vía marítima. Generalmente, la Costa de Granada suele ser utilizada para efectuar desembarcos de hachís y después los narcotraficantes recurren a la vía terrestre para llevar los fardos a su destino en coches o camiones.

Tan sólo una operación del EDOA de la Guardia Civil de hace tres años sirvió para desarticular una organización internacional de narcotraficantes, con un líder de la banda asentado en La Herradura, que utilizaba veleros para introducir la droga en otros países europeos como Italia.

El operativo contó con la colaboración de las policías polaca, británica e italiana. Los investigadores efectuaron en aquel entonces siete registros en el marco de la operación Escota, detuvieron a 19 personas y se hicieron con 3.300 kilos de hachís además de un velero, material electrónico de última generación, 20.000 euros y numerosa documentación de gran interés.

Tres años después cae otro barco cargado de droga en alta mar.

La mayor incautación de droga en alta mar de la década

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Granada ha efectuado la mayor incautación de droga en alta mar de la última década en las costas granadinas tras interceptar el yate con 3.385 kilos la pasada madrugada del lunes. A esta operación hay que sumar otros 2.500 kilos incautados el pasado mes de diciembre por el Servicio Marítimo cerca de La Herradura. Es decir, en apenas seis meses los agentes del intituto armado de esta unidad marítima se han hecho de 5.885 kilos de hachís que en el mercado hubieran movido casi diez millones de euros. El operativo del pasado mes de diciembre fue de película. Los ocupantes de la embarcación interceptada en el mes de diciembre con 2.500 kilos de hachís intentaron huir de la Guardia Civil. La milla náutica (unos 1.850 metros si fuera en una vía terrestre) que separa Almuñécar de la Herradura se convirtió en una 'autopista' donde se desencadenó una peligrosa persecución de la embarcación de la Guardia Civil contra la de los narcotraficantes.