Ilusión con matices en Granada ante la apertura china al jamón serrano

Ilusión con matices en Granada ante la apertura china al jamón serrano

Las empresas granadinas se muestran escépticas y aguardan a que la relación prospere para beneficiarse

JOSÉ I. CEJUDO

Es noticia de esta semana. Los nuevos acuerdos entre los gobiernos chino y español permitirán la exportación de uvas y jamones nacionales al país más poblado del mundo con casi 1.400 millones de habitantes. Los empresarios granadinos dedicados al jamón, sin embargo, mantienen la calma. Todavía prefieren atender a la evolución de esta relación para extraer conclusiones sobre el posible beneficio para sus negocios. Entre otras razones, porque primero serán las grandes empresas las que comiencen a exportar productos.

Desde Jamones Vallejo, su gerente Luis Jorge Vallejo Chica valora muy positivamente el alcance de este nuevo mercado, pero matiza que «esta apertura tiene que madurar un poco porque ha estado cerrado y serán las grandes las primeras en entrar». «Toda esta venta fuera hará que haya menos oferta de producto dentro, por lo que se puede prever una repercusión en forma de pequeña subida para los precios», intuye Vallejo, cuyos jamones ya fueron los primeros en llegar a Japón hace catorce años. «Todo lo que sea globalizar y abrir un mercado nuevo es muy positivo para el sector, será un paso realmente importante. Las empresas más pequeñas iremos por detrás ofreciendo un producto de más calidad y exclusivo», expresa, contemplando un plazo de un año según la empresa para apreciar esos beneficios.

No obstante, Luis Jorge Vallejo Chica ya tiene la experiencia del mercado ruso, donde no venden nada desde hace varios años. De ahí el escepticismo. «Hasta que el mercado no madure, invertir en él crea muchas incógnitas porque un gran esfuerzo puede frustrarse por temas de políticas», asegura el gerente de Jamones Vallejo. Mantiene ese escepticismo Emilio Raga, gerente de Jamones Granadinos. «No tenemos información detallada, pero somos escépticos respecto a las repercusiones para nuestro negocio ya que en una visita del anterior monarca Juan Carlos I se anunció a bombo y platillo que ya se podría exportar y la realidad luego ha sido bien distinta», incide. «Habrá que esperar algún tiempo para ver cuál es la realidad de estos acuerdos», añade Emilio Raga.

Tampoco se muestra demasiado entusiasmado José Martín, gerente de Jamones Diego Martín. «Es algo reciente pero es interesante, está bien, por supuesto por la cantidad de demanda que puede haber allí», valora. «El tema es que las administraciones nos apoyen y que no nos pongan trabas en las aduanas, se debe ayudar y no poner tanto problema a nivel nacional», se queja Martín. «Veremos con el Departamento de Calidad en qué términos se da el permiso. Somos muchos fabricantes y a menudo nos pisamos los pies los unos a los otros, todo lo que sea vender fuera sería una solución, porque hacerlo en Francia, Portugal o Italia ahora mismo es como hacerlo en Armilla», explica el gerente de Jamones Diego Martín.

 

Fotos

Vídeos