El homicida llevaba el arma del crimen encima cuando fue detenido

Momento de la detención del presunto homicida./PEPE MARÍN
Momento de la detención del presunto homicida. / PEPE MARÍN

Ese arma es fundamental como prueba irrefutable de la autoría del crimen

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

La Guardia Civil ha encontrado el arma reglamentaria del agente fallecido, utilizada en el homicidio, en la furgoneta robada que conducía el detenido J. A. M. G. No se había deshecho de la pistola cuando intentaba sortear todos los controles de carretera comprendidos entre Huétor Vega y la capital granadina. Ese arma es fundamental como prueba irrefutable de la autoría del crimen.

El detenido por el homicidio del guardia civil José Manuel Arcos abandonó una mochila con un subfusil y el dinero robado en un bar de Las Gabias tras acabar con la vida del agente, sobre las 4.20 horas de la madrugada del lunes. La mochila la arrojó a una casa en su huida. El agente fallecido estaba de servicio con una guardia recién salida de la academia de la Guardia Civil cuando divisó un turismo modelo Ford Scort de color blanco cerca del antiguo cementerio de Huétor Vega donde estaban de patrulla. Poco antes habían dado un aviso por radio a todas las unidades del robo perpetrado en un bar de Las Gabias con la descripción del coche. El guardia detectó una maniobra extraña del vehículo cuando se percató de la presencia de la patrulla del instituto armado por lo que decidió dar el alto para identificarlo.

El ahora detenido descendió del vehículo robado que conducía y estuvo charlando con el agente fallecido, cuando de repente comenzó a correr para darse a la fuga. El fallecido salió a la carrera tras él y el presunto homicida lo esperó escondido en un parque ubicado entre la avenida Ingeniero Santa cruz y avenida de Doña Juana, cerca del cementerio antiguo.

El homicida le tendió una trampa. Cuando vio al guardia civil aparecer por el parque se abalanzó sobre él y ahí comenzó el forcejeo. El agente salió en su búsqueda empuñando ya el arma. La compañera del guardia se había quedado un poco más atrás, donde estaban los vehículos.

En el forcejeo, el ahora detenido logró doblarle la muñeca al guardia y situarle el cañón de la pistola apuntándole hacia la ingle para en milésimas de segundo descerrajarle un balazo con el arma reglamentaria del agente. La compañera del guardia civil abrió fuego contra este delincuente pero sin que las balas le llegaran a dar alcance. De hecho, son visibles impactos de bala en la zona en la que se produjo el asalto al agente. El homicida logró darse a la fuga mientras la compañera del agente comenzó a prestarle los primeros auxilios hasta que llegaron a la zona el primer vehículo policial que lo trasladó al Hospital del PTS.

Poco después se montó un cerco policial por las localidades de Cájar, Huétor Vega y Monachil que ha permitido detener a este individuo sobre las 9.25 horas en la rotonda que une el centro comercial Serrallo con la carretera de Huétor Vega.

MÁS INFORMACIÓN

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos