Los hombres ganan 2.973 euros más que las mujeres en la provincia

Reivindicación en favor de la igualdad el pasado 8M. /JORGE PASTOR
Reivindicación en favor de la igualdad el pasado 8M. / JORGE PASTOR

A pesar de ello, la brecha no ha parado de reducirse en la última década por la mayor precarización del empleo masculino

Jorge Pastor
JORGE PASTORGRANADA

La estadística de la Agencia Tributaria también aporta datos sobre los salarios declarados el año pasado en la provincia en función del sexo. Mientras que ellos acreditaron unos emolumentos de 16.569 euros brutos, ellas se quedaron un par de peldaños más abajo, en 13.596 euros. Estamos hablando de una diferencia algo menor a los tres mil euros. Exactamente 2.973. Estas cifras tienen una doble lectura, una negativa y otra positiva. La negativa es que aún sigue existiendo una inexplicable distancia de tres mil euros entre unos y otras. Y la positiva es que, afortunadamente, la brecha se está acortando poco a poco -quizá demasiado poco a poco-. Hace una década, en 2007, el desequilibrio era de 5.400 euros.

Esta tendencia al equilibrio está motivada por que los sueldos de los varones en Granada se han rebajado en la última década en unos 1.200 euros, pasando de 17.771 euros a 16.569 euros. Mientras tanto, los de las mujeres han subido en unos 1.200 euros, pasando de 12.372 euros a 13.596 en el último decenio.

Precarización

La secretaria de Mujer, Igualdad y Participación Social de UGT Granada, Rosa María Muñoz, asegura que el hecho de que la distancia retributiva entre empleados y empleadas se esté reduciendo se debe fundamentalmente a la mayor precarización que están sufriendo los hombres «que ante la tesitura de permanecer en el paro, están firmando contratos parciales» y peor retribuidos. «La temporalidad es la clave», recalca.

A esto hay que sumar, según Rosa María Muñoz, la eficacia de la acción sindical tanto en la denuncia pública como promoviendo pactos que consagran el principio de no discriminación por razones de género. En este sentido, subraya la importancia de que los convenios tengan un ámbito de aplicación provincial y no estatal, que son más ventajosos para los trabajadores.

Preguntada por la mayor sensibilidad por parte de los empresarios, Rosa María Muñoz asegura que la concienciación es mayor entre las pequeñas empresas que entre las grandes. También considera fundamental que se avance en la derogación de la última reforma laboral. «El artículo cuarenta y uno ha provocado auténticos destrozos», dice.

Una de las grandes peticiones de las manifestaciones históricas del pasado 8 de Marzo iban precisamente en esta dirección, en visibilizar esa gran diferencia que sigue existiendo entre lo que ganan los granadinos y las granadinas. Una discriminación que se puede hacer extrapolable a otros ámbitos tanto sociales como profesionales. De ahí que una de las principales reivindicaciones, con apelación directa a los legisladores, fuera que la equiparación y la igualdad pasaran del terreno de las buenas intenciones y las declaraciones a plasmarse en acciones concretas que dieran lugar a una realidad mucho más justa.

Información relacionada

 

Fotos

Vídeos