Una heroína en el metro de Granada