La Guardia Civil desarticula una peligrosa banda de atracadores que operaba en las provincias de Granada y Málaga