Gritos y empujones entre dos colectivos estudiantiles en la manifestación contra el machismo

A. G. P.

El enfrentamiento entre el Sindicato de Estudiantes, el convocante, y Unión Sindical Estudiantil acaba en empujones y gritos de acosadores en la plaza del Carmen

ANDREA G. PARRAGranada

La protesta para expulsar al machismo de las aulas puso en escena este miércoles en Granada un capítulo de enfrentamiento entre algunos representantes del Sindicato de Estudiantes y de Unión Sindical Estudiantil de lo más tenso. El Sindicato de Estudiantes era el que había convocado la huelga y la manifestación que salió de la plaza del Carmen, a las puertas del Ayuntamiento. Se manifestaban contra el «machismo» y «sexismo» en los centros educativos y exigían al Gobierno central la creación «inmediata» de una asignatura de educación sexual «inclusiva, evaluable y obligatoria».

Desde algo antes de las doce un grupo de estudiantes gritaba: «Machismo y homofobia al rincón de la historia»; «Menos crucifijos y más trabajo fijo»; «Fuera machistas de nuestras aulas» o «Fuera la homofobia de las aulas». Chillaban las consignas que escuchaban a través del megáfono. Todo transcurrió como es habitual en una protesta de estas características, pero cuando aparecieron algunos representantes de la Unión Sindical Estudiantil arrecieron los gritos. En esta ocasión eran en contra de los representantes sindicales. Desde el Sindicato de Estudiantes les acusaron de ir a boicotear la manifestación.

Todo fueron gritos al principio y en algún momento hubo varios empujones. «Fuera machistas de Granada, fuera machistas de Granada… Fuera machistas de la Universidad, fuera machistas de la Universidad», voceaban. Apuntaron directamente a estudiantes de la Universidad de Granada (UGR). Hasta el momento no se había significado ni institutos ni Universidad. En la concentración había estudiantes de instituto y de Universidad.

Entre empujón y empujón, la joven del Sindicato de Estudiantes que llevaba el megáfono no se cortó: «Solo queréis provocación, solo queréis provocación –dijo dirigiéndose a los representantes de Unión Sindical Estudiantil-. Es una huelga que lo que quiere es expulsar el machismo de las aulas y –señalándolos de nuevo dijo- sois el problema. Nos parece una auténtica vergüenza que esta organización esté aquí, lo único que quiere es provocar y romper la manifestación. Aquí hemos venido a luchar para que se saque el machismo de las aulas y vosotros sois una organización que está dentro de la Universidad y provocáis el machismo y agredís a una compañera como (dijo el nombre para que todo el mundo pudiera escucharlo) que ahora mismo está repartiendo un comunicado donde explica su caso de agresión por parte de un miembro de esa organización». Dejaron bien claro, con gritos y hechos, que los integrantes de la Unión Sindical Estudiantil no eran bienvenidos.

No terminó el enfrentamiento con esas palabras. A la hora de salir de la plaza del Carmen hubo nuevos empujones. A los representantes de Unión Sindical Estudiantil los dejaron los últimos de la manifestación. Intercambiaron acusaciones durante todo el recorrido. Algunos hablaron más calmadamente durante la protesta por Gran Vía, no obstante, siguieron acusándose de que habían boicoteado la protesta hasta el final, que se produjo en los comedores universitarios.

«Habéis hecho boicot a la manifestación». «Os habéis cargado la organización porque con qué cara vamos ahora nosotras a una asamblea», le decía una chica a otra. Mientras algunos de los alumnos que participaron en la manifestación y que no pertenecen a una organización ni a la otra no daban crédito a lo que estaba sucediendo en la plaza del Ayuntamiento. «Venimos a protestar contra el machismo y la homofobia no a pelear entre organizaciones sindicales», decía un grupo de alumnas.

Los enfrentamientos entre las organizaciones sindicales en la Universidad y en los institutos no son nuevos, pero el capítulo de este miércoles fue el más «tremendo» de los últimos años y décadas. En ambas organizaciones hay alumnos de las diferentes etapas educativas: institutos y Universidad. En la institución universitaria granadina, por ejemplo, las asambleas no se ponen de acuerdo en muchas reivindicaciones, pero no había exhibido un capítulo como el de ayer. En el propio encierro en la biblioteca de la Facultad de Ciencias hace unos años, tuvieron grandes diferencias y broncas, pero no dieron el espectáculo de este miércoles.

La protesta contra el machismo se celebró de forma simultánea en numerosas capitales de provincias españolas, aunque ninguna con el relato de los hechos como en Granada con empujones y enfrentamientos rodeados de todo tipo de acusaciones.

La protesta cortó el tráfico por Gran Vía. Terminó con una sentada a las puertas de los comedores universitarios. No pasó por el Rectorado. Participaron, hubo momentos de más personas y otros de menos, unas cuatrocientas personas.

 

Fotos

Vídeos