Granada recibe piropos hasta desde el otro lado del charco