El aislamiento ferroviario deja a Granada con la mitad de usuarios del tren en tres años

El aislamiento ferroviario deja a Granada con la mitad de usuarios del tren en tres años
Ramón L. Pérez

Aún se rematan las últimas obras en la estación, cerramiento de la línea y tratamiento de taludes, cuando se cumplen 3 años de aislamiento

M. V. COBO

El Gobierno ha gastado unos 7,3 millones de euros en autobuses en estos tres años de aislamiento ferroviario, a razón de unos 200.000 euros al mes, o cerca de 6.400 euros diarios. Así se viene 'salvando' desde el 7 de abril de 2015 el corte de las vías de tren entre Antequera y Granada, un corte de circulación que se produjo para rematar las obras del AVE. Cuando se tomó la decisión de cortar el tráfico, se anunció que sería por un periodo de entre cuatro y seis meses, que era el tiempo que se suponía que restaba para culminar la línea del AVE, en su modelo 'primera fase' –sin Variante de Loja, sin soterramiento en la capital y sin doble vía–. Han pasado tres años desde entonces y las obras se siguen rematando a día de hoy. Pero además del coste que sigue teniendo el llamado Plan Alternativo de Transporte (PAT), también han caído considerablemente los ingresos por venta de billetes debido a la 'sangría' de viajeros que ha sufrido este medio de transporte en estos tres años de aislamiento ferroviario.

La mitad de pasajeros

Los datos facilitados por Adif, sobre los pasajeros que han tenido la estación de Granada como origen o destino, no dejan mucha duda. La caída, tres años después, se mantiene en el 51%. En el año 2014 usaron la estación de Andaluces como origen o destino 647.000 pasajeros de las distintas líneas de tren. En 2015, primer año con corte de tráfico, la cifra cayó un 32%, quedándose en 438.177 pasajeros. En 2016, la cifra se 'despeñó' hasta quedarse en menos de la mitad, con 299.641 pasajeros. En 2017, la caída se mantiene en un 51% con una cifra de pasajeros que está en los 321.393 usuarios con origen o destino. En estos tres años, estimando que se hubieran mantenido estables las cifras, la capital habría perdido unos 850.000 usuarios del tren.

Son unos datos que dejan poco lugar a dudas sobre el efecto directo que ha tenido el sistema actual, que obliga a los viajeros de Granada a montarse en un autobús para llegar a Antequera y allí hacer un transbordo para llegar a Madrid, Sevilla o Barcelona, viajes todos ellos que antes se podían hacer en un viaje directo. Unas cifras que se han mantenido en caída a pesar de que el Gobierno trató de paliar estos inconvenientes lanzando una tarifa especial para los viajes a Madrid, a un precio de 30 euros, y a Barcelona, por 40 euros. Fue en noviembre de 2016, el momento en el que más estaban cayendo las cifras de viajeros.

A pesar de esta tarifa especial, las dos conexiones beneficiadas han caído en picado desde el inicio del aislamiento ferroviario. Según los datos por líneas obtenidos a través de distintos sindicatos ferroviarios, la conexión más perjudicada ha sido la de Barcelona.

El tren nocturno a Barcelona no se suprimió por las obras del AVE a Granada, sino que cancelaron el servicio en el verano de 2015 por las obras del Corredor Mediterráneo en la comunidad Valenciana. Aquel tramo en obras ya está incluso en servicio, pero el Gobierno no ha hecho ningún atisbo de recuperar el servicio.

En 2014 usaron esa línea 100.000 personas. Tras la supresión de la línea, en 2016 viajaron a Barcelona apenas 19.000 personas y otras 22.000 en el pasado 2017. Esto supone una caída del 77% frente al año anterior al corte de la circulación.

En el caso de Madrid, la caída también es significativa, ya que el dato de viajeros ha pasado de los 157.000 viajeros a los 76.000 del año 2016 o los 94.000 del 2017, que supone una caída del 40%.

Protesta para hoy

Todos estos datos dan una visión de los motivos por los que la Mesa del Ferrocarril, en la que están integradas las instituciones públicas, los sindicatos y empresarios, y la plataforma Marea Amarilla han convocado hoy una concentración para protestar por los tres años de aislamiento ferroviario. Corte que se prorrogará todavía. Así, Adif y Renfe ya tienen la comunicación interna de que el corte se prolongará hasta el 7 de agosto y el contrato de autobuses se prorroga ahora hasta el mes de octubre.

En las últimas semanas, la Diputación hizo público en la Mesa del Ferrocarril un informe en el que cifraba las pérdidas sufridas por la provincia a raíz del aislamiento en unos 400 millones de euros. Se basaban en una estimación de ingresos perdidos por turistas que no habrían llegado.

De entre todos los integrantes de la Mesa del Ferrocarril, uno de los que fueron más contundentes fueron los empresarios, quienes recordaron que en estos tres años, además de irse demorando las obras hasta estirar los plazos de forma inverosímil, se han ido produciendo distintos incumplimiento.

Así, desde la Confederación Granadina de Empresarios recordaron que el Gobierno se comprometió a facilitar información mensualmente a la comisión de seguimiento del AVE, pero la última se celebró en octubre y no han vuelto a recibir información directa desde entonces. Tampoco se hizo caso a la petición de restablecer el tráfico ferroviario por Moreda para las conexiones con Madrid y Barcelona; no se está ejecutando la Variante de Loja. La realización de los estudios técnicos para el soterramiento en la capital se anunció en marzo de 2017 y se licitó un año después.

Y, según recuerdan los empresarios, tampoco se recuperó el servicio de cercanías entre Guadix y Loja, que fue otro de los puntos de ese acuerdo. Todo ello se acordó entre los empresarios y los sindicatos CCOO y UGT, pero no se ha cumplido ninguno de los pasos.

 

Fotos

Vídeos