El AVE de Granada, por dentro y a 300 kilómetros por hora