Granada defiende su candidatura ante Europa para acoger el acelerador de partículas

Terrenos donde se construiría el acelerador, en Escúzar./RAMÓN L. PÉREZ
Terrenos donde se construiría el acelerador, en Escúzar. / RAMÓN L. PÉREZ

Esta instalación cuenta con un presupuesto entre los 400 y los 600 millones de euros y aspira a ser una planta demostradora de producción eléctrica de fusión

ROSA SOTOGRANADA

Granada defiende su hoja de ruta para acoger el acelerador de partículas IFMIF-Dones en el Foro Estratégico Europeo de Infraestructuras de Investigación (ESFRI, por sus siglas en inglés) que se celebra esta semana en la ciudad austríaca de Viena.

El director técnico del proyecto, Carlos Alejaldre, destacó a IDEAL la importancia de esta iniciativa que pone a la capital granadina como un referente en el sector. «Lo más destacable es que Europa considera este proyecto estratégico para su desarrollo y el impulso energético de la región. Ahora hay que conseguir que se involucre y obtener así la financiación que requiere», apuntó.

Alejaldre destacó también que un proyecto de estas características necesita tiempo e inversión para poder culminarse con éxito. El responsable de esta iniciativa recordó que en las jornadas expondrán los pasos a seguir para hacer del proyecto una realidad.

De 400 a 600 millones

Esta instalación cuenta con un presupuesto entre los 400 y los 600 millones de euros y aspira a ser una planta demostradora de producción eléctrica de fusión. La iniciativa se enmarca en el proyecto del Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER) que se está construyendo en el sur de Francia.

La candidatura española compite con Japón pero todavía no se conoce cuándo se anunciará el ganador para acoger el acelerador de partículas. Los plazos que se dieron a conocer a inicios de año prevén que la firma final del proyecto se lleve a cabo en el año 2019. No obstante, la redacción podría alargarse durante dos años y la construcción de las instalaciones en la localidad granadina de Escúzar podrían prolongarse entre ocho y diez años, según las previsiones iniciales, mientras que su tiempo de vida útil ascendería a unos 40 años, aunque podría prorrogarse dependiendo de cómo evolucione el proyecto.

Fotos

Vídeos