El Gobierno obligará a asistir a clases teóricas y prácticas para sacarse el carnet de conducir

El Gobierno obligará a asistir a clases teóricas y prácticas para sacarse el carnet de conducir
ALFREDO AGUILAR

Pepe Navarro, director de la Dirección General de Tráfico, incide en que el carné de conducir se puede obtener sin ninguna hora presencial, «un error que se viene arrastrando» y una «asignatura pendiente»

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

La Dirección General de Tráfico está trabajando en una reforma de la normativa que regula los exámenes para acceder al permiso de circulación y el Gobierno está estudiando de forma seria que sea obligatorio asistir a un número de clases teóricas y prácticas para sacarse el carnet de conducir. El pasado fin de semana, en la 48 Convención Internacional de Autoescuelas celebrada en Oviedo, el presidente nacional de la Confederación Nacional de Autoescuelas, José Miguel Báez, presentó un estudio sobre la formación presencial teórico y práctica obligatoria para la obtención del permiso de conducir en España que revela que cerca del 90% de los conductores españoles «considera que esa formación presencial en la autoescuelas debe ser obligatoria para obtener el permiso de conducir, una medida ya implantada en el 83% de los países europeos». En este sentido, Pepe Navarro, director de la Dirección General de Tráfico, recordó que el Gobierno anunció recientemente que legislaría para implantar un número mínimo de clases presenciales y señaló que la noticia «no es tanto que ahora se adopte esta medida sino el hecho de que hasta ahora no se hiciera». Además incidió en que el carné de conducir se puede obtener sin ninguna hora presencial, «un error que se viene arrastrando» y una «asignatura pendiente» por lo que ahora se abre una oportunidad «para poner en valor la formación y las autoescuelas».

Para el director general de Tráfico, esa medida forma parte de una apuesta por la seguridad vial que en el conjunto de Europa se vincula a la necesidad de contar con una movilidad «segura, conectada y limpia» que se debe abrir camino a través las ordenanzas municipales.

Se prevé que dentro de este cupo de horas obligatorias se incluyan ocho horas para seguridad vial, pero las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico pretenden elevarlas, al menos, hasta diez. Navarro añadió que no se puede «ser un país de referencia sin dar ni una hora presencial de seguridad vial. Todo esto supone poner en valor la formación y las autoescuelas. El reto es aprovecharlo». Otro asunto que remarcó fue una futura reforma del permiso por puntos pues, en su opinión, «cuando pasan diez años hay que contrastarlo, valorarlo y actualizarlo». Al respecto, se ha elaborado una nueva ley del permiso por puntos que ya está en información pública y que mantiene los cursos de recuperación de puntos «actualizando los contenidos».

Además, Navarro apostó por «bajar la velocidad en las carreteras secundarias de cien a noventa kilómetros por hora. Es una medida que en 2011 ya estaba escrita y dejamos pendiente para quienes vinieran detrás. Ahora la retomamos nosotros». Navarro recordó que el 77% de los accidentes mortales tienen lugar en vías convencionales y explicó que «hay un consenso generalizado con las comunidades».