El río Genil se convierte en una catarata por las intensas lluvias