Ficción que sólo es posible en Twitter

Ficción que sólo es posible en Twitter
ALFREDO AGUILAR

Cuatro historietistas han explicado cómo desarrollan y viven sus relatos en la red social y de que manera se relacionan con los lectores

ÁNGELA MORÁNGRANADA

Andrea Menéndez, Juanjo Ramírez, Guillem Clua junto a Manuel Bartual han debatido en TAT Granada sobre los hilos que se crean en Twitter a modo de ficción. Menéndez ha contado que su hilo fue improvisado, ha explicado que estaba leyendo en Twitter el juicio de la Gurtel y que, apenas le seguían 1.900 personas y le hacían caso tres. «Elegí Twitter porque me pasaba el día allí, me gustaba el formato de los hilos, y nunca había hecho nada parecido pero me apetecía probar», ha dicho Menéndez que, además, dijo que a nivel profesional el hilo viral le ha abierto las puertas, «ahora, si quiero publicar una novela va a ser mucho más fácil».

Ramírez, por su parte, ha contado que a pesar de que trabaja cómo guionista le entraron ganas de hacer un trabajo propio. «A mí la ciencia ficción siempre me ha gustado mucho, empecé a improvisar sin saber muy bien como iba a acabar la historia», dijo Ramírez. Su hilo, una historia sobre una bacteria que gracias al calentamiento global emergió a la superficie y comenzó a desarrollarse, tuvo también sus detractores, en concreto, la comunidad científica. «Uno de los grandes impulsos para mi hilo fue cuando empezaron a cargar contra la historia, eso me dió más visitas», ha dicho. «Vengo de una familia de bromistas y al contar una historia si la gente se pica, yo insisto más», ha explicado, dice que cuenta historias de Cuarto Milenio y que al final la gente quiere creerse las historias para salir de las rutinas. «Sinceramente no quiero engañar a nadie aunque hay gente que quiere que la engañe», ha concluído Ramírez.

Por su parte, Guillem Clua ha relatado cómo hizo un hilo viral sobre una historia LGTB entre dos soldados, 'La tumba de los soldados', una historia que contaba como dos enamorados habían sido enterrados juntos. «Estaba en Transilvania por trabajo, había un pueblo muy cercano y bonito, fuí a visitarlo y choqué con un cementerio que era de la Primera Guerra Mundial», ha dichio Clua. También ha reconocido que muchos historiadores se le echaron encima pero que él defendía que se trataba de ficción. Historias que se han creado en una red social y que sólo, según dicen, son exitosas en este medio.