«La falta de lluvia no se notará sólo en la agricultura y ganadería, también en la moda»

«La falta de lluvia no se notará sólo en la agricultura y ganadería, también en la moda»

J. C.GRANADA.

Fernando Prieto es uno de los investigadores que ha llevado a cabo el estudio sobre la evolución de las precipitaciones en España en las últimas décadas. «Puede que todavía las tendencias no se noten mucho en algunos lugares», como ocurre en Granada, asegura, «pero tiempo al tiempo». Hay regiones de España en las que ya se nota el descenso del agua disponible para regadío y en circulación, y sólo es cuestión de esperar, si no se toman medidas urgentes, para ver las consecuencias. Prieto asegura que el país es especialmente vulnerable a estos cambios por la cercanía con zonas desérticas. Y que, aunque por lo general se suele asociar la falta de lluvia sobre todo con problemas para los sectores agrícola y ganadero, estos no serán ni muchos menos los únicos afectados por la situación que se está desarrollando. «Quienes se dedican a estas industrias lo tienen muy claro y ya están haciendo planes para el futuro», afirma el investigador, que cita como ejemplo a la industria de la moda. «Los períodos de frío y de calor no van a ser los mismos» y quienes tienen que comer de ello no van a quedarse sin hacer planes ante eventualidades.

Además de esto, afirma Fernando Prieto, en las próximas décadas también puede cambiar de manera muy significativa la manera en que la humanidad se alimenta. «El buen estado del cereal, por ejemplo, depende directamente de la cantidad de lluvia que recibe, y un árbol frutal por lo general sólo puede sobrevivir entre tres y cuatro años sin un flujo constante de agua». Si al descenso de las precipitaciones se le une el incremento de las temperaturas registrado en este mismo período, el investigador considera bastante probable que el número de incendios forestales seguirá una tendencia creciente, así como los procesos de desertificación. En cualquier caso, recuerda que analizar y realizar previsiones sobre temperatura es un asunto bastante más sencillo que hacerlo sobre lluvia, por lo que sigue existiendo un grado notable de incertidumbre sobre lo que pasará en el futuro. Con otro factor importante: si el ser humano decide hacer algo al respecto o no.