Vox exige entrar en el gobierno del Ayuntamiento de Granada como condición para apoyar a PP y Ciudadanos

Los tres concejales electos han recogido sus actas en el Ayuntamiento de Granada esta mañana./ALFREDO AGUILAR
Los tres concejales electos han recogido sus actas en el Ayuntamiento de Granada esta mañana. / ALFREDO AGUILAR

El líder de la formación, Onofre Miralles, evita confirmar el veto a Sebastián Pérez y asegura que «se hablará de lo que se tenga que hablar» cuando se siente a negociar

PABLO RODRÍGUEZGranada

Vox había prometido que hablaría por San Onofre y así lo hizo. El candidato a la alcaldía de Granada, Onofre Miralles, aprovechó su visita al Consistorio para recoger las credenciales que lo identifican como concejal y anunciar que su formación no dará un «cheque en blanco» al Partido Popular (PP) y a Ciudadanos (Cs) para hacerse con la alcaldía.

El dirigente, acompañado por las corporativas electas, Beatriz Sánchez y Mónica Rodríguez, negó que su partido vaya a permitir la formación de un gobierno en el que no esté presente y justificó la decisión en que sería «un escenario de irresponsabilidad» hacerlo «teniendo en cuenta que contamos con tres concejales». «Sería faltarle el respeto a más de 10.000 granadinos», dijo.

Miralles planteó una negociación a tres bandas con populares y naranjas en las que se hable de «ideas y nombres» para lograr una «regeneración real» del Ayuntamiento. Preguntado sobre la naturaleza de esa propuesta, contestó enigmático que con ella se refiere a «la reparación del daño causado».

«No vamos a darles un cheque en blanco» Onofre Miralles

Las palabras del líder de Vox dejan en el aire un posible veto al candidato del PP, Sebastián Pérez, con quien no mantiene una relación fluida y al que quiere denunciar ante ante la Agencia Española de Protección de Datos por desvelar supuestamente su fecha de afiliación durante una entrevista a otro medio de comunicación.

Miralles, sin embargo, evitó confirmar el veto a Pérez en repetidas ocasiones y aseguró que «se hablará lo que se tenga que hablar» cuando se siente con sus homólogos.

Líneas rojas

Las declaraciones de Miralles coinciden con lo expuesto a nivel nacional por la ejecutiva de Vox, que lleva desde la noche electoral insistiendo en que sus apoyos dependen de que sus miembros negocien de igual a igual con PP y Cs y entren en los gobiernos.

Ambas cuestionen suponen un obstáculo a la hora de conformar una alianza a tres dadas las reticencias de los naranjas a sentarse con los de Abascal y, por tanto, a incluirlos en sus pactos de gobierno. Fue precisamente este extremo el que recordó ayer Cs, que aseguraron que se atienen a las indicaciones de sus dirigentes nacionales para excluir a Vox.

«Si no les gusta Sebastián Pérez es un problema del PP»

En la formación consideran que si a los de Miralles no les gusta Sebastián Pérez «es un problema del PP». No obstante, los de Luis Salvador mantienen su preferencia por los populares como socios prioritarios, tal y como indicó el lunes la secretaria de organización del partido en Andalucía, Mar Hormigo, tras reunirse con los socialistas en el Parlamento.

Caso Emucesa

Por su parte, la jornada de ayer volvió a reunir lo político y lo judicial al anunciar el PSOE su personación como acusación particular en el caso Emucesa, en el que se investiga las supuestas contrataciones fantasmas del PP en la concesionaria de los servicios funerarios. Los socialistas registraron un escrito en el juzgado de instrucción 9 de Granada en el que acusan a siete personas, entre ellas los exconcejales populares Eduardo Moral y María Francés.

En el documento, que debe ser aceptado todavía por el magistrado que investiga la causa, los socialistas apuntan a los dos ediles del gobierno de Torres Hurtado (PP) por la supuesta comisión de los delitos de prevaricación y malversación como responsables, a su juicio, de la contratación de cinco personas cuando eran consejeros delegados de la compañía.

Para el PSOE, queda acreditado que «no prestaron servicios reales y efectivos para Emucesa, ni acudieron a sus centros de trabajo, ni tenían encomendado un trabajo específico, real y ubicado en lugar concreto». La intención, según el escrito, era «con toda probabilidad liberarlos para realizar funciones totalmente diferenciadas y sin vinculación alguna» con la empresa.

«El caso Emucesa es una perla más en el rosario de presunta corrupción que ha acompañado la terrorífica gestión del PP durante 13 años» MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ MADRID

A todos ellos, el PSOE los acusa en el escrito de malversación, mientras que a cuatro, C. L. L., A. M. N. T., L. L. O. y M. A. M. L., los señala también por supuesto fraude al haber cobrado desempleo tras la finalización de los contratos.

Para el portavoz socialista, Miguel Ángel Fernández, «el caso Emucesa es una perla más en el rosario de presunta corrupción que ha acompañado la terrorífica gestión del PP durante 13 años» y puede tener «implicaciones políticas» en alguno de los pactos que estos días se negocian.

El dirigente, que cifró en más de 300.000 euros el posible perjuicio económico a la empresa, recordó que las supuestas contrataciones se hicieron en una época en la que el candidato del PP, Sebastián Pérez, era teniente de alcalde, por lo que este no podría apelar al «olvido».

«Desesperación»

Para los populares, el escrito socialista supone «una nueva maniobra del alcalde para conservar su sillón y que se suma a las acciones que el PSOE está protagonizando en los últimos días en un intento desesperado de seguir gobernando la ciudad».

«Es una nueva maniobra del alcalde para conservar su sillón» juan antonio fuentes

Así lo manifestó el portavoz del PP, Juan Antonio Fuentes, quien pidió a Cuenca que «acepte que su tiempo se ha acabado y que estos tres años han sido un inmerecido regalo del destino que no ha sabido aprovechar para ganar los votos suficientes que le permitan gobernar debido, fundamentalmente, a la parálisis y la falta de consenso que han marcado su gestión».

«Entendemos el nerviosismo de Cuenca que sabe que su mandato está agotado pero lo que no puede hacer el PSOE es cargar contra el renovado equipo del PP que ha trabajado todos estos meses para impulsar la Granada del futuro y que no merece estos continuos ataques», dijo Fuentes.