Así son los exámenes a Policía Local en Granada: pruebas físicas y escritas

Así son los exámenes a Policía Local en Granada: pruebas físicas y escritas
IDEAL

El Ayuntamiento de la capital prevé ofertar nueve plazas para 2019

Á.L.

El Ayuntamiento de Granada quiere ampliar su plantilla de Policía Local y para tal efecto está impulsando una nueva Oferta de Empleo Pública para formar parte del cuerpo mientras en 2017 ya se aprobaron tres nuevas plazas que se pueden sumar a las que en este 2018 se aprueben. En cualquier caso, el Consistorio apuesta por añadir hasta nueve plazas más para el próximo año.

Si cualquier ciudadano está interesado en optar a una de ellas, debe conocer en qué consiste la prueba de acceso y cuáles son las condiciones que se deben cumplir. Porque además de tener conocimientos teóricos, los agentes han de pasar por unas pruebas físicas que establecen unos mínimos.

De hecho, los hombres deberán medir mínimo 1,65 metros de altura y las mujeres 1,60. En cuanto a su Índice de Masa Corporal (IMC), no podrán estar por debajo de 18,5 que se puede considerar como exceso de delgadez, ni por encima de 29,9 que se considera un valor obeso.

Pero más allá de las cualidades físicas que no son exigentes ya que la mayor parte de la población puede encontrarse dentro de esos requisitos, las pruebas consisten en tres exámenes diferentes.

-El primer examen es una prueba teórica con dos partes. La primera de las partes consistirá en un tiempo máximo de 100 minutos, un cuestionario de tipo test con 100 preguntas pertenecientes al temario que entra en esta oposición. El criterio de evaluación, no obstante, es exigente. Por cada dos respuestas incorrectas se restará una correcta y al finalizar la prueba las respuestas se dividirán entre 100 para luego ser multiplicadas por las respuestas correctas resultantes. Si al finalizar el recuento se obtienen al menos 5 puntos sobre 10, el aspirante habrá aprobado el examen.

La segunda parte de esta prueba teórica consiste en desarrollar un supuesto práctico impuesto por el tribunal y cuya puntuación será evaluada por el mismo.

-Tras la parte teórica, el aspirante a Policía Local deberá pasar unas pruebas psicotécnicas que medirán sus condiciones psicofísicas. Es decir, primero se medirán las aptitudes del aspirante mediante una entrevista personal y posteriormente se hará lo propio con respecto a su personalidad.

-Todos los aspirantes que hayan pasado las dos partes anteriores de estas oposiciones, deberán solventar pruebas médicas. En estas se medirá todo lo que puede afectar al trabajo diario de un agente. Desde su capacidad auditiva hasta la visual pasando por problemas en la piel o incluso problemas psicológicos.

-Para finalizar, el examen termina con unas pruebas físicas que miden la capacidad atlética de cada aspirante a agente. En concreto, pruebas de velocidad, de potencia en tren superior, de flexibilidad, de resistencia y de potencia en el tren inferior. Todas ellas adaptadas según el sexo del aspirante si es hombre o mujer.

Si alguno de los aspirantes logra pasar esta fase, después de ella ingresará en un curso formativo donde adquirirá conocimientos teórico-prácticos que le servirán para el desempeño de su actividad como agente de la Policía Local de Granada.

Con respecto al temario, los aspirantes deberán aprenderse todo lo relacionado con las leyes estatales y del Código Penal y Civil que forman parte integral del trabajo de un Policía Local. En total son 40 temas que incluyen, entre muchas cuestiones sobre todo jurídicas, la deontología profesional de un agente y el aprendizaje sobre cómo actuar ante minorías étnicas o ante la falta de igualdad de oportunidades.