La estudiante de la UGR que denunció el presunto acoso de un profesor aún no ha presentado denuncia

La alumna acosada/PEPE MARÍN
La alumna acosada / PEPE MARÍN

La rectora de la universidad granadina, Pilar Aranda, ha avanzado que cuando pase el verano «seguiremos» la investigación en el ámbito universitario

Andrea G. Parra
ANDREA G. PARRAGRANADA

La rectora de la Universidad de Granada (UGR), Pilar Aranda, ha confirmado que la estudiante que denunció a un profesor por presunto acoso en una facultad del campus de Cartuja no ha presentado la denuncia en sede judicial. Aranda también ha asegurado que continuarán la investigación en el ámbito universitario. «Ella no ha presentado denuncia. La hemos llamado insistentemente desde el gabinete psicológico dentro de la unidad de Igualdad; la inspección de servicios hemos estado llamando para ver si presentaba la denuncia porque ya sabéis que la nuestra la archivaron», ha explicado Aranda.

La máxima mandataria de la universidad granadina ha insistido en que «nosotros, ahora mismo, estamos pendientes de ver si va a presentar denuncia y, además, que lo tengo –este asunto- encima de la mesa y el inspector también». Ha avanzado que «cuanto pase el verano si la chica no presenta denuncia, nosotros seguiremos» con la investigación en el ámbito universitario.

La Fiscalía informó el pasado día tres de mayo del archivo de la denuncia por presunto acoso sexual que registró la Universidad el pasado 5 de abril. La Fiscalía de Granada concretó que este archivo obedece a que la denuncia la formalizó la institución académica y no la víctima, que es mayor de edad y puede por tanto representarse a sí misma.

Una vez que el Ministerio Público comprobó la mayoría de edad de la perjudicada no realizó más diligencias ya que era necesario que fuera la universitaria la que formalizara una denuncia para continuar con la investigación. El Ministerio Público informó que la notificación del archivo de la causa no dificulta ni impide la posible denuncia de la afectada ante la Fiscalía, en otras instancias judiciales o policiales.

La estudiante dijo que iba a denunciar, pero según ha explicado la rectora no lo ha hecho ante ninguna de estas estancias ordinarias fuera del ámbito académico.

Hubo varias denuncias. Después de que el viernes 29 de marzo la primera denunciante diera el paso de ir a la Unidad de Igualdad y Conciliación de la Universidad granadina los acontecimientos se sucedieron. Los hechos denunciados, presuntamente sucedidos en el despacho del profesor, tuvieron lugar a primeros de marzo. Antes de ir a la Unidad de Igualdad había expuesto el caso a docentes responsables de determinadas áreas en el centro de Cartuja.

El martes día dos de abril otras cinco chicas fueron al mismo servicio universitario –Unidad de Igualdad- a denunciar al mismo docente y todos los testimonios pasaron a Inspección de Servicios. En total, eran seis las estudiantes denunciantes en el proceso iniciado en la institución universitaria. Estas alumnas estudian en la Facultad de Ciencias de la Educación.

El día 4 de abril hubo una concentración en la Facultad de Ciencias de la Educación contra el acoso en las aulas, que fue masiva. Ese mismo día la rectora firmó la documentación que se trasladó a la Fiscalía. El profesor se dio de baja esa semana. El departamento acordó que aunque le dieran el alta médica no impartiría clases este curso.

La joven estudiante, que denunció primero, describió, cuando hizo público lo que le había pasado, que fue a una tutoría tras haber estado enferma para preguntar por la asignatura y justificar las faltas, el docente le llegó a preguntar: «Si me masturbaba, si necesitaba ayuda para eso y si disfrutaba con el sexo». Le dijo, además, que se sentara a su lado, según contó ella. Además, contó que le pidió el número de teléfono. «Me dijo que la foto de perfil de whatsApp era muy provocativa», rememoró la universitaria.

La estudiante contó que el profesor «me ofreció hacer una asignatura diferente. Eso ha sido lo único que no he conseguido que admitiera en la grabación. Lo otro lo admite, pero lo intenta justificar», narró la estudiante, que fue a una segunda tutoría en la que grabó toda la conversación. Todo lo que contó ante los medios de comunicación durante los días de la denuncia, fundamentalmente la semana del uno al siete de abril, tuvieron una gran repercusión.

El profesor denunciado en una entrevista con IDEAL aquellos días dijo que «todo esto es una sarta de injurias y calumnias».