Los estorninos vuelven al centro de Granada y el Ayuntamiento reforzará la limpieza

Estorninos en Granada./SARAI BAUSÁN
Estorninos en Granada. / SARAI BAUSÁN

La concejalía de Medio Ambiente admite la dificultad para controlar su presencia en plazas como Trinidad e intentará que su incidencia sea mínima

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZ

Los estorninos están de vuelta por Granada. Desde hace un mes el Ayuntamiento de la capital ha vuelto a registrar bandadas de estos visitantes por el cielo de la ciudad, que 'acampan' en plazas del centro como Bib-Rambla o Trinidad, creando un ambiente desagradable para vecinos y turistas por su ruido y deposiciones. El área de Medio Ambiente y Mantenimiento del Ayuntamiento de Granada ya se encuentra trabajando para que la incidencia durante el tiempo que permanezcan en el Centro sea mínima y admite la dificultad para controlar a esta especie animal que por la noche duerme en la Vega, pero durante el día vuela hacia los tejados del Centro.

El concejal de Medio Ambiente y Mantenimiento, Miguel Ángel Fernández Madrid, explicó ayer que desde hace dos años se están percibiendo «cambios de ubicación» de los estorninos, pero admitió que han vuelto «a recalar» en la capital por las mañanas, con el consecuente ruido y suciedad. Las medidas que ha puesto en marcha el departamento de Fernández Madrid están relacionadas con la limpieza. Actualmente una hidromáquina de Inagra entra en el interior de la plaza de la Trinidad cinco de los siete días de la semana y el asunto se tratará en un comité técnico con Inagra que se celebrará el próximo viernes para valorar si es necesario reforzar la presencia de la hidromáquina.

El Ayuntamiento no contempla por el momento recuperar los altavoces que puso en la plaza de la Trinidad para disuadir a los estorninos porque, según recordó Fernández Madrid, la eficacia de los mismos es «parcial» y provoca molestias entre los vecinos que ya generaron quejas vecinales hace varios meses.

Los residentes del entorno de la plaza de la Trinidad, que pensaron en enero que la 'plaga' de estos visitantes se había esfumado, vuelven a su día a día con pájaros hasta el punto de saber «perfectamente la hora a la que se despiertan, a la que alzan el vuelo y dónde se posan».

La medida que se recomienda para atajar esta situación es la poda del arbolado, un hecho que se llevó a cabo por parte del área de Medio Ambiente, «a pesar de las críticas de algunas concejalas de la oposición». Además, para controlar tanto esta 'plaga' como la de roedores y demás animales, el Ayuntamiento de la capital gastó durante el pasado año casi 393.000 euros. El responsable de Medio Ambiente y Mantenimiento añadió ayer que cuando accedió al gobierno de la ciudad -hace dos años- se habló con la Junta de Andalucía para de controlar a los estorninos con un ave rapaz en el entorno de la plaza de la Trinidad, pero también se descartó esta medida porque la caza de los mismos suele producirse en vuelo.

Fotos

Vídeos