Los 'Espíritus serranos' restauran el refugio Elorrieta

Los participantes en la restauración, ayer en el refugio Elorrieta./Acción Sierra Nevada
Los participantes en la restauración, ayer en el refugio Elorrieta. / Acción Sierra Nevada

Una treintena de montañeros pintan de blanco el interior de la edificación situada a 3.178 metros de altitud

Juan Enrique Gómez
JUAN ENRIQUE GÓMEZGranada

Desafiaron el fuerte viento y la amenaza de nuevas lluvias (y posible nieve) que ayer domingo azotaba las cumbres de Sierra Nevada. Eran alrededor de 30 montañeros que acudieron a la convocatoria realizada por una plataforma de ciudadanos autodenominada 'Espíritus serranos', con la colaboración de Acción Sierra Nevada, que tienen como objetivo la recuperación de los elementos y valores intrínsecos a la alta montaña nevadense, para recuperar, en la medida de lo posible, el refugio Elorrieta, el más emblemático de la sierra granadina. Tenían como meta limpiar y pintar el interior del refugio situado a 3.178 metros de altitud, en la vertiente suroeste de Sierra Nevada, en la cuerda de los 'tresmiles' que desde las inmediaciones del Veleta se dirige hacia el cerro del Caballo.

A primera hora de la mañana partieron a pie desde la Hoya de la Mora hacia la Laguna de las Yeguas y los Lagunillos de la Virgen. Iban armados de rodillos de pintor y latas de pintura de lo que ellos mismos han bautizado como 'Blanco Elorrieta'.

Alrededor de las once de la mañana accedían al paraje donde se encuentra en refugio, sobre los tajos del Nevero. El fuerte viento dificultó el avance de los 'pintores', pero se trataba de montañeros muy experimentados, por lo que, según comentaron, «no era más que un pequeño inconveniente, una incomodidad. El día ha estado soleado y agradable», afirmó uno de los organizadores de la convocatoria, que temía que las lluvias de los últimos días y los restos de la 'Dana' pudieran provocar ventiscas con nieve y lluvia. «Hemos cumplido con la idea de la convocatoria, pintar la totalidad del interior del refugio, con especial atención a la estancia que tenemos habilitada para uso montañero, que ya habíamos recuperado y que hemos limpiado y adecentado de nuevo», explicaron los organizadores, que a lo largo del verano, arreglaron la puerta y colocaron una placa de bienvenida sobre ella en la que puede leerse «Para abrir alcen el picaporte, siempre abierto, confiado a la hidalguía del caminante», el mismo texto que tuvo durante décadas y que había desaparecido.

Durante la jornada, los montañeros colocaron una pancarta sobre el refugio para informar a los caminantes, que hacían ruta por esta zona, de lo que se estaba realizando en el refugio. «Se les ha explicado la problemática del refugio, su historia y el valor patrimonial que posee», detallaron.

Los montañeros convocados por los 'Espíritus serranos' y Acción Sierra Nevada contaron con la presencia de Agentes de Medio Ambiente adscritos al Parque Nacional de Sierra Nevada, que colaboraron para evitar que pudiese darse algún problema. La actividad llevada a cabo ayer no contaba con permisos oficiales del Parque, ya que, según precisaron, no habían obtenido respuesta a sus peticiones de adecentar y recuperar el refugio, ni a permitirles que lo hagan ellos. El Parque Nacional considera que las actuaciones sobre los elementos arquitectónicos en las altas cumbres han de hacerse con criterios de sostenibilidad y recuperación del medio, y no mediante actuaciones que puedan provocar que se conviertan en puntos de reunión incontrolados y masivos.

El refugio de Elorrieta, como otros de la alta montaña, se encontraba completamente abandonado y en un pésimo estado de conservación. Elorrieta, ahora, al menos está pintado en su interior, lo que le otorga una mayor confortabilidad para quienes se vean en la necesidad de usarlo para salvaguardarse de situaciones climatológicas extremas.