De escenario de El Barrio a cancha de una final de baloncesto en cuatro minutos