«En su época era un coche inaccesible para mucha gente»

Manuel Ángel junto a su Seat 124 Sport, un deportivo de lujo del año 74. :/ANTONIO ARENAS
Manuel Ángel junto a su Seat 124 Sport, un deportivo de lujo del año 74. : / ANTONIO ARENAS

El Seat 124 Sport coupé 1800 de Manuel Ángel Segovia fue considerado el deportivo de lujo español

ANTONIO ARENAS

¿Quién no tiene un amigo que le gusten los vehículos clásicos o conoce a alguien con esta afición? Pues este es el caso del poeta Chema Cotarelo que fue quien nos puso en contacto con Manuel Ángel Segovia, propietario de un flamante Seat 124 Sport coupé 1800 de 1974. Y hasta Maracena nos fuimos para conocer a este comercial del gremio de la automoción en el sector de los vehículos industriales, concretamente en la empresa Renault Trucks Granada. Como sucede generalmente, su afición por los coches «es de nacimiento» pues ya desde pequeño sus juguetes favoritos eran los coches que además le encantaba dibujar. También cuando iba por la calle se fijaba en todos los detalles (motores, mecánica...). A la hora de buscar posibles influencias en esta afición, señala a su abuelo, mecánico de profesión con el que le gustaba pasar el tiempo. Prueba de esta afición es la colección de maquetas de vehículos que conserva en su garaje. En referencia al Seat 124 Sport coupé 1800 indica que ha crecido con esta marca y modelo, ya que su padre compró uno cuando él tenía dos o tres años y que aún conservaba cuando Manuel Ángel se sacó el carnet siendo el primero con el que estuvo circulando.

No obstante, «a esa edad loca de los 18 o 19 años» Manuel Ángel tenía otras inquietudes y lo vendió, pues por entonces quería un coche nuevo para comprarse un Seat Ibiza SXI, «pero ese recuerdo del coche de mi padre que me acompañó toda mi infancia no lo olvidaré nunca. Siempre lo he tenido muy presente y en cuanto pude intenté recuperarlo pero al no ser posible busqué otro similar». Fue así como, el 8 de enero de 2013, después de buscar mucho y estudiar distintas posibilidades de compra, encontró el actual en muy buen estado en Úbeda (Jaén) cuyo propietario le comentó que él se lo había comprado a su primer propietario que era de Córdoba, de ahí su matrícula.

En la actualidad el cuentakilómetros marca 60.000 km, de los cuales Manuel Ángel apenas le ha hecho unos 5.000 pues lo coge solo para darse algunos paseos y asistir a concentraciones cercanas. Suficiente para poder hablar de las sensaciones como conductor de este vehículo. Así, cuenta, que la conducción de un coche del año 74 «es otra historia», al ser mucho más compleja que la de un coche moderno. «No requiere manos expertas pero es difícil de conducir porque la dirección antigua es dura al no ser de cremallera sino de tornillo sin fin con una pequeña holgura, lo que tienes que tener en cuenta», aclara antes de referirse a lo rudimentario de la apertura de sus puertas y elevalunas.

Muy avanzado

Aparte de los pocos kilómetros que le ha hecho el secreto para tenerlo en tan buen estado es porque es una persona muy cuidadosa. También se nota su satisfacción cuando preguntamos por cuestiones técnicas. «Seat revolucionó el mercado con este coche que lleva doble árbol de levas. Fue uno de los primeros coches que accionaba la distribución por correa dentada, por entonces inexistente y de origen venía con cinco velocidades lo cual era casi impensable. Es un coche adelantado a su época y tecnológicamente muy avanzado», señala antes de añadir que sus coetáneos de alta gama eran carísimos.

En aquellos años, cuando un Seat 600 o Seat 850 valían 100.000 (600 euros) o 130.000 pesetas (780 euros), el Seat 124 Sport llegaba a valer 380.000 pesetas (2.283 euros), o sea tres veces más. «Era caro e inaccesible para mucha gente», siendo el principal reproche que le ponían las revistas especializadas. Se hablaba de que era el coche de la gente más pudiente. «No hay más que ver el cuadro con tanto relojes y marcadores y las prestaciones que ofrecía».

Igualmente explica que tiene «un motor grande» de cuatro cilindros en línea en posición delantera; de 1.756 cc y 118 CV. En cuanto a sus dimensiones comenta que no era muy pesado, 995 kg, y que su longitud es de 4,12 metros, por 1,67 m de ancho y 1,34 m de alto, siendo su consumo medio de 10 litros a los 100 kilómetros, estando dotado de un depósito de 45 l. de capacidad.

Es un 'vuelvecabezas' -otros dice 'tuercecuellos'- pues «la gente está muy poco acostumbrada a verlos y se giran al pasar. Seat 124 ha habido muchos pero el modelo Sport de dos puertas coupé se fabricaron muy pocas unidades, fueron cuatro años de producción en dos modelos diferentes de 1600 cc y 1800 cc.

En referencia al color indica que al principio el color beige sahara no le llamaba la atención pero que al final se ha acostumbrado a ese tono apagado que en la época se vendía bastante. Entre las curiosidades muestra el 'Manual de entretenimiento y uso' original, que ofrece una gran cantidad de datos técnicos desde la abertura de la separación de las bujías hasta la cantidad exacta de líquido refrigerante o aceite. En su época este modelo fue considerado el primer 'pura sangre' de Seat y el deportivo de lujo español siendo el primer modelo fabricado en nuestro país en adaptar, de serie, un cambio de cinco velocidades. Este coupé basado en el Fiat 124 Sport fue presentado en el Salón de Barcelona de 1970. Desde noviembre de 1972 a julio de 1975, del 124 Sport 1800 se fabricaron 17.233 unidades. Considerado un coche de capricho, la casa Seat recurrió para su publicidad al popular Félix Rodríguez de la Fuente.