Los proyectos históricos de los políticos de Granada para el río Genil

Los proyectos históricos de los políticos de Granada para el río Genil

El Partido Popular de Granada ha rescatado proyectos olvidados para el río Genil como parte de su programa electoral para las próximas elecciones municipales

AIDA ORTIZGRANADA

El canal de aguas bravas y el embarcadero en el Genil son algunos de los proyectos que el Partido Popular de Granada ha rescatado como parte de su programa electoral para las próximas elecciones municipales. Así lo anunciaron este martes Sebastián Pérez, candidato a la alcaldía de la capital granadina, y César Díaz, portavoz de la campaña.

La propuesta, que forma parte del proyecto de la 'Gran Granada' de los populares de cara a los comicios locales, tiene como objetivo «devolver a los granadinos» las cuatro cuencas fluviales que atraviesan la ciudad. Se trata de un nuevo intento de recuperar antiguos proyectos para el río Genil, que o no llegaron a buen puerto o no resultaron fructíferos.

Los otros proyectos para el río Genil

1. El embarcadero

La construcción de este espacio en el río Genil, junto al Puente Romano, finalizó en el año 1995, con el objetivo de crear nuevos espacios recreativos en el trayecto urbano del río.

El 29 de enero de ese mismo año, los Reyes de España descubren una placa en el embarcadero del Genil con motivo de su presencia en la inauguración del cauce urbano del río, una obra emblemática que se construyó en Granada con motivo del Mundial de Esquí.

Dos meses más tarde, en marzo de 1995, el río Genil se vistió de luces con un impresionante torrente de colores. En el recién inaugurado espacio se ofreció un espectáculo que se reflejó sobre las aguas río y el cielo de Granada, ante la presencia de miles de personas que abarrotaron los márgenes del Genil.

Ahora, 24 años más tarde, los populares proponen intervenir en el embarcadero para modificar la zona y establecer un sistema de renovación de aguas que impida que estas se estanquen. Además, la actuación tendría también un componente «turístico y de ocio» que supondría la instalación de un quiosco en este área «para acercar a las familias y los turistas».

2. Encauzamiento del río Genil

Las obras de encauzamiento del río Genil se proyectaron en el año 1992, con la firma de un convenio suscrito entre el ministro de Obras Públicas y Transportes, el alcalde de la capital y el consejero de Obras Públicas de la Junta, con el objetivo de eliminar las filtraciones de aguas, la mejoría del riego de la Vega y un aporte adicional de belleza para Granada.

En diciembre de 1994 se dio inicio al llenado del cauce urbano del Genil con el bombeo de millones de litros de agua `prestada' de la Vega, para evitar abrir las compuertas de las presas de Canales y Quéntar. Las obras finalizaron en 1995 y fue en enero de ese mismo año cuando los Reyes de España estuvieron presentes en la inauguración del cauce urbano.

3. Canal de aguas bravas: un parque acuático en el Genil

En el 1997 el Instituto Municipal de Formación y Empleo (IMFE) anunció que estudiaría la viabilidad de un parque acuático y de ocio que permitiera sacar el máximo rendimiento al canal de aguas bravas del Genil y a las cercanas pistas polideportivos de Bola de Oro. Los ingenieros de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir lo diseñaron especialmente para la práctica del piragüismo. Crearon pasillos de agua con corrientes, rocas y desniveles hasta lograr transformar el viejo y deteriorado cauce del río en un canal artificial de aguas bravas. Sin embargo, este espacio apenas se usó.

La brutal sequía que padeció Granada a lo largo de 1995 y cuya principal consecuencia fue el drástico aplazamiento del Mundial de Esquí impidió que el canal cumpliera la misión de ocio y entretenimiento para la que fue construido.

En 1999 la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir anunció el fin de la obra que garantizaría, con independencia del régimen de lluvias, la práctica del piragüismo y el 'rafting' a lo largo del tramo de aguas bravas del río Genil. La intervención consistía en dotar a esa parte del río de un sistema de recirculación de agua que, por medio de unas potentes bombas, fuera capaz de elevar un caudal de hasta 5.000 litros por segundo desde Puente Verde hasta la cabecera del tramo deportivo, 500 metros más arriba.

El proyecto se intentó recuperar en distintas ocasiones. Por un lado por iniciativa municipal, gracias a un acuerdo firmado entre el Ayuntamiento y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para la explotación y conservación municipal del tramo urbano del Genil por espacio de quince años. Y también por iniciativa privada. Fue en 2004 cuando unos piragüistas propusieron la explotación del canal de aguas bravas y la construcción de un edificio de mil metros cuadrados y con zonas ajardinadas.

Ahora, en 2019, el candidato del PP ha planteado la recuperación del canal de aguas bravas «como un proyecto de ocio, turístico y deportivo».

4. Corredor verde del Genil: la ruta del colesterol

Con algunos años de retraso, en el año 2004 se inauguró el corredor verde con senderos que transcurren paralelos al encauzamiento del río Genil desde el Puente de la Duquesa en Pinos Genil hasta el tramo urbano del cauce, justo en el puente de la Ronda sur.

Se trata de dos senderos rodeados de arbustos a ambos márgenes del río y un cauce de sesenta metros de ancho se suceden a lo largo de una ruta salpicada de arces, cerezos, endrinos, madreselvas, choperas, álamos, fresnos o sauces, entre otras especies. Los muros de contención del río están formados por escolleras (grandes piedras) camufladas por la vegetación.

La respuesta de la ciudadanía fue muy positiva. Prueba de ello fue la presencia masiva de los granadinos en los primeros meses en este corredor verde de casi 8 kilómetros para la salud y el ocio, también llamado «la ruta del colesterol».