«Mientras haya efectivo en las estaciones de servicio, habrá robos»

«Mientras haya efectivo en las estaciones de servicio, habrá robos»

Algunos gasolineros abogan por instalar máquinas como las que ya existen en farmacias para evitar tener la recaudación en la caja

Y. H. GRANADA.

Si en las gasolineras no hubiera dinero en efectivo, los atracos tendrían los días contados. Al menos así lo creen algunos empresarios del sector, como el gasolinero José Cortés, que desde 2000 preside la Asociación de Gasolineras Libres de Andalucía (AGLA) y que está convencido de que la solución a los robos violentos en las estaciones de servicio pasa por quitar el efectivo.

En declaraciones a IDEAL, Cortés se mostró ayer convencido de que este tipo de asaltos son evitables. «Mientras haya efectivo en las estaciones de servicio, existirá este problema», consideró, tras recordar que existe una normativa que regula las medidas de seguridad que deben adoptar estos establecimientos.

Tres de esas medidas son tan básicas como fundamentales, según explicó por su parte el gerente de la estación de Servicio El Torreón de Albolote, Antonio Martín, y consisten en una alarma 'antiatracos' (un pulsador para dar aviso de forma inmediata ), cámaras de seguridad y disponer de poco efectivo en la caja. Martín coincide con Cortés en que la ausencia de dinero contante y sonante acabaría con los atracos, aunque, como resalta, cada vez hay más pagos con tarjeta y menos con billetes.

Las cámaras se instalan en puntos estratégicos de las gasolineras y en las zonas de rodadura para controlar a los que entran y a los que salen. Contar con este circuito y con una conexión a una central de seguridad durante las 24 horas son medidas que pueden evitar que los atracadores actúen porque saben que al final van a ser identificados y detenidos. Pero aunque los sistemas de videovigilancia disuadan a algunos, lo cierto es que los robos se siguen perpetrando y lo principal es preservar la seguridad de los expendedores y de los clientes que están en ese momento en el establecimiento.

En este punto, Cortés recordó que ya en muchas farmacias existen «máquinas aceptadoras» de dinero, en las que se introducen los billetes y se devuelve el cambio. Este sistema, que elimina el efectivo, podría ser una solución si su instalación se extendiera a las gasolineras, pues difícilmente un 'caco' se puede llevar un cajón que pesa 200 kilos. «Sería un sistema preventivo total», consideró el presidente de AGLA, si bien admitió que el coste de estas máquinas supone en la actualidad un freno para determinadas estaciones de servicio que no tienen unos ingresos elevados. AGLA, según explicó, está actualmente negociando con empresas informáticas para extender la implantación de estas máquinas entre sus socios.

Todas las gasolineras de la red que preside Cortés tienen las mismas medidas de seguridad. «Nosotros prestamos todos los servicios necesarios para que cumplan con la normativa, que es muy extensa», subrayó el presidente, a la vez que reveló que tienen contratada una empresa de seguridad privada de Ronda, a través de la cual disponen de una central receptora las 24 horas. Así, si se registra una incidencia, la central receptora se conecta a las cámaras de la estación de servicio, comprueba si hay algo anómalo y se pone en contacto con la Policía. A Cortés no le constan robos violentos en la media docena de gasolineras asociadas a su colectivo en Granada, pero sísustracciones estando cerradas. En caso de asalto, como recalca, lo más importante de una estación de servicio son sus trabajadores, «pues sin ellos no tendríamos negocio, por lo que su protección es primordial».

En el área de servicio El Torreón de Albolote, por suerte, en el último año no han sufrido ningún asalto. «Todo lo que sea evitar un robo, bienvenido sea», dijo su gerente en relación a la instalación de las máquinas sugeridas por Cortés. En cualquier caso, lo que está claro es que si los ladrones consiguen un botín ridículo, lo lógico es que no vuelvan.