Juan Marín (Cs): «Hemos dicho y lo mantengo que los votos de Ciudadanos no van a servir para que la señora Díaz y el PSOE sigan gobernando. Nadie entendería que eso sucediera»

Juan Marín posa en la terraza del Palacio de Congresos, con Granada al fondo. /PEPE MARÍN
Juan Marín posa en la terraza del Palacio de Congresos, con Granada al fondo. / PEPE MARÍN

Entrevista a Juan Marín, candidato de Cs en Andalucía | «Cuando Cs ha dado al PP la posibilidad de sumarse a bajadas de impuestos ha dicho que no. Que no venga ahora Juanma Moreno a contarme historias»

Quico Chirino
QUICO CHIRINOGRANADA

La cita es en el Palacio de Congresos de Granada y quiere la casualidad que Juan Marín se cruce nada más llegar con el alcalde de la ciudad, Paco Cuenca, y el presidente de la Diputación, José Entrena. Se saludan educada e, incluso, cariñosamente. A simple vista, con mayor familiaridad con el primer edil. Se produce el obligado cruce de palabras electoral y cada uno continúa por su camino. Desde que el pasado 8 de octubre Susana Díaz convocara elecciones, Ciudadanos y PSOE siguen -en apariencia- trayectorias distintas. Juan Marín se muestra en esta entrevista contundente y niega su apoyo futuro a la candidata socialista. Dicho y escrito queda.

-La última vez que le entrevisté me dijo que no había argumentos para romper el acuerdo con el PSOE y que si Susana Díaz adelantaba elecciones no sería por motivos políticos. ¿Qué ha pasado?

-Pues que fuimos a la comisión de seguimiento el 4 de septiembre y el vicepresidente de la Junta me dijo textualmente que no pensaban cumplir nada más (del acuerdo). Me libró de cualquier compromiso.

-Esa es la explicación del vicepresidente pero...

-(Interrumpe) Esa es la excusa. Eso no es una explicación. Teníamos la oficina contra el fraude sólo a la espera de que se publicara el decreto; teníamos el dictamen para que el voto de los andaluces sea proporcional y se iba a votar el 12 de septiembre en el Parlamento; también la proposición de ley registrada para suprimir los aforamientos... Y cuando llega el momento de votar estos compromisos dijeron que no.

-¿Y que le ha dicho la presidenta, Susana Díaz?

-Ni ha hablado conmigo en más de un mes que ha pasado. No doy crédito a que, tras tres años y medio cumpliendo, no nos merezcamos ni una explicación de la presidenta. También es verdad que no está acostumbrada a dar explicaciones, sólo da excusas. El vicepresidente me dijo en aquella reunión que no me fuera. ¿Para qué quería que me quedara? ¿Para contar cómo me habían ido las vacaciones de verano? Yo no tuve. El PSOE tenía claro que quería elecciones hace muchos meses porque Susana Díaz quiere huir del invierno judicial que se le viene encima.

«El PSOE ha estado viviendo de la corrupción en Andalucía durante muchísimos años»

-Pero usted decía que Susana Díaz era de fiar...

-En 2015, yo le puse encima de la mesa un documento porque, precisamente, no nos fiábamos de ella. Mientras cumplió no podía decir otra cosa. Pero ya ni siquiera hablo de lo quedaba por cumplir, como la ley de subvenciones, acabar con los 'dedazos' en los nombramientos... Hablo de cuestiones que estaban para votarse el 12 de septiembre en el pleno y ocho días antes me dijeron que no lo harían. Ha tenido tres años y medio para publicar un decreto sobre la oficina contra el fraude y la corrupción política y ahora dice que es una prioridad suya para la próxima legislatura. Firmamos el documento, se rompió y ahora no nos podemos plantear para otros cuatro años mantener a la señora Díaz y al PSOE en la presidencia de la Junta porque nos han demostrado que no cumplen lo que firman.

-Por eso empieza la precampaña diciendo que no volverá a pactar con Susana Díaz...

-Nadie entendería que eso sucediera. Hemos dicho y lo mantengo que los votos de Ciudadanos no van a servir para que la señora Díaz y el PSOE sigan gobernando Andalucía.

-¿Ese veto es real o es una pose de campaña? Porque también Albert Rivera decía que no convertiría en presidente a Mariano Rajoy y facilitó su investidura...

-No Rivera, nosotros en Andalucía. Hace cuatro años afrontamos una situación muy complicada. No queríamos hacer a Susana Díaz presidenta de la Junta pero se dio la circunstancia de la ruptura de PSOE con IU. No había manera de formar gobierno, la única era Podemos y PSOE, y queríamos evitar que se siguiera metiendo la mano en el bolsillo de los andaluces con subidas de impuestos. Lo hicimos incluso en contra de lo que dijimos, pero firmando un documento.

-Ese escenario de bloqueo se puede volver a repetir...

-Pero, ¿cómo puedes volver a firmar un documento con alguien que lo ha incumplido? Hay hechos que demuestran que no van a luchar contra la corrupción. Los que han vivido de la corrupción, ¿cómo van a luchar contra ella? Y el PSOE ha demostrado que ha estado viviendo de la corrupción en Andalucía durante muchísimos años. La incoherencia es total y la desconfianza es enorme. No podemos volver a ese punto de partida. No lo vamos a hacer.

«El PSOE quería elecciones porque Susana Díaz quiere huir del invierno judicial que se le viene encima»

-¿Aunque suponga volver a repetir las elecciones?

-No sé qué van a decidir los andaluces el 2 de diciembre. Si gano o consigo un apoyo importante que me permita sentarme con otras formaciones para formar gobierno lo haré. El PSOE que haga lo que tenga que hacer. Lo que no voy a hacer es que Susana Díaz sea presidenta porque ha demostrado que no se puede confiar en ella.

-¿Ahora Ciudadanos sí se plantearía entrar o formar gobierno, incluso, si no es la lista más votada?

-Sí. Reformamos los estatutos hace dos años. Se actuó con mucho sentido común. Podemos plantearnos cualquier situación. Lo que ha pasado hasta aquí es que el mejor aliado que ha tenido el PSOE ha sido el PP. Cuando Ciudadanos le ha dado la posibilidad de sumarse a bajadas de impuestos ha dicho que no. Que no venga Juanma Moreno ahora a contarme historias. El PP se ha convertido en el aliado del PSOE durante 40 años. Ha contribuido a que haya lo que hay hoy en Andalucía.

-¿Y lo que hay es un régimen? A veces utilizan ese término.

-Hay un monopolio, han estado durante 40 años en esta comunidad y les ha ido muy bien.

-Pero es lo que han votado los andaluces...

-La gente ha votado pero no se le ha ofrecido otra oportunidad, ahora sí la hay. Hay una posibilidad de cambio y puede venir de la mano de Ciudadanos porque los otros -en alusión al PP- no lo han hecho, han dado continuidad al régimen. Nosotros, con nueve diputados, hemos cambiado muchas cosas para los andaluces. Imagínese si conseguimos un resultado que puede ser de hasta el triple.

-¿Espera un 'sorpapasso' al PP?

-Lo que espero es ganarle a PSOE y PP.

-Será consciente de que estas elecciones son también la primera reválida para Ciudadanos tras el buen resultado en Cataluña. ¿Estará esta vez a la altura de las encuestas?

-Partimos del cero a cero. Los sondeos te dicen la opinión de la gente. Ahora la peor encuesta apunta que somos la fuerza política que más crece en Andalucía y que más ilusión genera. Y que, además, no tiene mochila. No tenemos techo. Vamos a intentar hablar en andaluz. Lo que pasa es que cada día nos desayunamos con un tema desagradable de los que no me gustaría hablar, pero que no me puedo callar. Los ERE, las tarjetas 'black'... siempre hay un tema que mancha el nombre de Andalucía.

-Susana Díaz insiste en que llegó después de que se produjeran todas esas supuestas irregularidades...

-También ha dicho que va a bajar el impuesto de actos jurídicos consolidados y fue ella quien lo subió en 2012 cuando era consejera de Presidencia.

«No doy crédito a que, tras tres años y medio, no nos merezcamos ni una explicación»

-Insisto, ¿qué grado de responsabilidad le atribuye en los casos de presunta corrupción?

-Susana Díaz sigue defendiendo la inocencia de dos personas a las que nosotros tuvimos que arrancar de sus escaños. Y de dos expresidentes que suponen 23 años de la democracia de Andalucía. Ella estuvo trabajando con estas personas. ¿No se ha molestado en averiguar qué sucedió? Cuando pregunto por las tarjetas nadie me sabe decir quién las autorizaba. El hecho de callar y dar credibilidad a la gestión de estas personas la hace en cierta manera partícipe de que no se haya podido averiguar qué ocurrió y poner punto y final a una etapa de corrupción en Andalucía. La corrupción del PSOE no tiene fin. Si piensa que la última comparecencia es la del Senado se equivoca. En cuanto empiece esta legislatura tendrá que comparecer en el Parlamento por la Faffe. Lo que no nos podemos convertir tampoco es en jueces. Tenemos que dejar que la Justicia actúe. Por eso queremos eliminar los aforamientos, para que aceleren los procedimientos judiciales. La fiscalía habla de 680 millones de los ERE. Cuesta menos garantizar el agua a todos los agricultores en Andalucía. Ahora me explico por qué Susana Díaz y el PP no quieren evaluar la eficacia de la gestión pública. Votaron en contra de la proposición de ley. Si no se mide pueden seguir haciendo lo que les dé la gana.

-Eso es insinuar que el PP se ha beneficiado de esas prácticas...

-Están en diputaciones y ayuntamientos y si admiten que se apliquen medidas de control de las políticas públicas también les tienen que fiscalizar. Si una empresa no mide sus resultados, cómo sabe lo que tiene que hacer. Esto tan sencillo, en la administración pública no existe.

Las 'fake news'

-Uno de los ejes de su campaña son los impuestos. Parece que hay una disputa con el PP para ver quién hace la mejor oferta...

-Nosotros hemos dicho que bajando los impuestos se recauda más y se alivia la carga a quienes han soportado el peso de la crisis. Hemos bajado el impuesto de renta de las personas físicas a casi dos millones de andaluces dos puntos y creemos que hay que llegar a 3,5. Hemos dicho que eliminando el impuesto de sucesiones habría un relevo generacional en el campo y en las empresas: 128.000 liquidaciones cero. Dijimos que si tu padre te deja su vivienda el día que falte no tienes que pagar. 26.000 andaluces se han beneficiado...

-Pero dice Susana Díaz que más o menos era así. Que hay mucha 'fake news' en estas afirmaciones...

-Hubo que firmar una reforma en 2016 y todavía me acuerdo de las peleas con la señora Montero porque decía que el impuesto de sucesiones no se eliminaba. Estuvieron a punto de romperse las relaciones. Ahora dice que bajara el impuesto de las hipotecas, cuando fue Susana Díaz quien lo subió en 2012 y Andalucía paga el tipo más alto, el 1,5%. Como el Supremo ha dictado una sentencia, que es incomprensible, va a aliviar la carga planteando bonificaciones. La pregunta es por qué no la han aliviado durante 23 años. Creo que es una cuestión electoralista. Es asombroso la capacidad camaleónica que tiene. Siempre es la víctima. Ahora es la cómplice de Pedro Sánchez. ¿Los 4.000 millones que reclamaba a Rajoy ahora no importan? Para lo favores que nos está haciendo Pedro Sánchez a los andaluces mejor no tener amigos.

«Si gano o consigo un apoyo importante que me permita sentarme para formar gobierno lo haré»

-Aquí en Granada acaba de anunciar el tren por Moreda...

-Siempre me voy a alegrar de las noticias buenas. Estamos en periodo electoral y son parches. Granada necesita soluciones reales y conexiones para competir con otros destinos turísticos y atraer empresas. Nos tenemos que poner de acuerdo en el plan de infraestructuras que necesita Andalucía. Hemos planteado en el Parlamento que, al menos, se ejecute el 100% de las inversiones en infraestructuras públicas, que son competencia de la Junta, y el PSOE nos ha dicho que no. Hoy, en la comunidad andaluza, para solucionar problemas como la autovía del Olivar, de Almanzora o la conexión ferroviaria de Granada se destina el 0,7% del presupuesto. Hemos dicho al PSOE y PP que pretendemos que en los próximos cuatro años se llegue al 1,5 y 2% de nuestro PIB para infraestructuras y que ese dinero no vaya a las agencias sino que se quede consejería para evitar esos chiringuitos y el capitalismo de amiguetes.

-Y en ese plan, ¿qué papel tendría el tren de la Costa?

-Los puertos andaluces tienen un potencial brutal, no sólo en pasajeros sino en mercancías. Me quedo asombrado cuando hablo con la gente de Macael y me dice que tiene que trasladar la piedra en camiones para traerlas y llevarlas al puerto de Almería. El puerto de Motril está pidiendo un puerto seco donde plantear un nodo logístico. Hay que hacerlo dentro de una estrategia global. Y decidir entre todos el sitio. Lo que no puede ser es que se lleve el tren o el tranvía a la ciudad donde se tenga un alcalde (del partido). Y que después proyectos como el tranvía de Jaén, supermillonarios, estén inutilizados.

«Moreno dijo que los concejales de Granada dejarían el acta»

-Recientemente, el número dos del PP, Teodoro García, hablaba de la doble vara de medir de Cs por mantener de alcalde de Granada a Paco Cuenca, investigado en una causa judicial. ¿Ha cambiado su opinión? ¿Piensa aún que se trata de un caso de prevaricación administrativa o condiciona el futuro político de Paco Cuenca?

-No es mi decisión, son los jueces. El mismo caso se ha dado en las ocho provincias y se ha archivado seis. El PP, en materia de mantener imputados, tiene mucho que callar. Los concejales de Granada han sido ratificados por Juanma Moreno, que dijo que dejarían su acta cuando se anunciara juicio oral.

-Extraña la ausencia de José Antonio Funes en la lista al Parlamento...

-A José Antonio lo quiero con locura, es una persona extraordinaria, pero ha tomado una decisión que hemos respetado. Hablé con él cuando me dijo que quería volver a su vida anterior y lo entiendo, porque a mí, en cierta manera, también me gustaría recuperarla. Ha sido un valor en el Parlamento y ha hecho un trabajo muy bueno. Y ahora hay un nuevo tiempo con María del Mar Sánchez, que está aportando mucho. Y tengo que destacar a Raúl Fernández y a nuestra número tres. Concha González Insúa es un regalo para el Parlamento andaluz, por su trayectoria profesional y su compromiso con la sociedad granadina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos