Detenidos un guardia civil y una empresaria por blanqueo de capitales usando panaderías

Imágenes del operativo de Huétor Vega la pasada semana que contó con el apoyo de la USECIC de Granada./PEPE MARÍN
Imágenes del operativo de Huétor Vega la pasada semana que contó con el apoyo de la USECIC de Granada. / PEPE MARÍN

La operación la lleva el grupo de narcotráfico de la Benemérita en el Campo de Gibraltar, que ha realizado registros en Huétor Vega y Alhendín

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Un guardia civil en situación de excedencia y a quien le faltaban días para incorporarse a su nuevo destino en Granada y una empresaria dedicada a la venta de pan y pasteles en distintos establecimientos han sido detenidos en la provincia por un presunto delito de blanqueo de capitales, según han informado fuentes próximas a la investigación de este caso.

La operación ha sido desarrollada por el grupo de la Guardia Civil creado para combatir el narcotráfico y el blanqueo de capitales en el Campo de Gibraltar, en funcionamiento desde los últimos días del pasado mes de agosto. Un grupo de agentes se desplazó desde la Comandancia de Algeciras hasta Granada para efectuar, al menos, dos registros y un par de detenciones.

El operativo comenzó el pasado martes. La Guardia Civil procedente de Algeciras acudió a un domicilio del municipio de Huétor Vega, donde efectuó un amplio registro que sirvió para incautar importante documentación administrativa, principalmente, procedente de la red de comercios dedicados al pan y la pastelería repartidos por la provincia de Granada y cuya titularidad es de una mujer empresaria.

El agente estuvo destinado en Algeciras y residía en la provincia en espera de destino

Esta intervención contó con la presencia de un perro adiestrado para encontrar dinero que procedía de su base en Málaga. No suele ser muy habitual el uso de estos canes, salvo en operaciones de un importante calado donde hay indicios claro de la existencia de importantes cantidades de dinero escondidos en rincones poco sospechosos. La entrada y registro en el domicilio hueteño se efectuó a primera hora de la mañana del pasado martes, aunque los investigadores no encontraron allí a toda la gente que iban buscando. Finalmente hubo dos detenciones: una fue la de la empresaria titular, al menos, de cinco establecimientos comerciales dedicados a la venta de productos relacionados con la panadería y la pastelería. La USECIC de la Comandancia de Granada también apoyó la entrada y registro en Huétor Vega.

Posteriormente, hubo una segunda detención y otro registro en el municipio de Alhendín. El segundo arrestado es un guardia civil que estaba en situación de excedencia esperando su incorporación a un nuevo destino en la provincia de Granada. Le quedaban días para ocupar su nuevo puesto, pero lo han arrestado antes de esa incorporación. La detención por un presunto delito de blanqueo de capitales está ligada con el paso profesional de este cabo del instituto armado por un anterior destino dependiente de la Comandancia de Algeciras, dentro de la demarcación de la Campo de Gibraltar, por donde entra más del 70% del hachís que se consume en Europa.

Supuestamente, y siempre narrado desde el principio de inocencia que salvaguarda a cualquier persona arrestada, este guardia civil se plegó a favores durante su destino en el Campo de Gibraltar para que las redes dedicadas al narcotráfico y al tabaco pudieran operar mientras otros hacían la vista gorda a cambio de recibir, como se ha dicho antes presuntamente, cuantiosas cantidades de dinero que después eran blanqueadas en negocios como el del pan. La empresaria y este guardia civil parece que mantenían algún tipo de relación íntima.

En excedencia

El guardia civil arrestado llevaba un tiempo ya en situación de excedencia, un periodo de asueto que estaba a punto de culminar para incorporarse a su nuevo destino. Los efectivos del grupo de Algeciras encargados de efectuar las dos detenciones en Granada investigan ahora la documentación incautada en los dos registros efectuados para tratar de verificar si hay o no dinero negro invertido en estas empresas dedicadas a la venta de pan y pastelería, con el objetivo demostrar el presunto delito de blanqueo de capitales del cual son acusadas estas dos personas.

Las fuentes consultadas por IDEAL hablan de que además de las detenciones cursadas en Granada la pasada semana por este grupo de investigadores de Algeciras, hay, al menos, otros tres detenidos más en la provincia de Cádiz, entre los que se encuentran por lo menos dos miembros más de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Además del grupo especializado en narcotráfico del Campo de Gibraltar, la Agencia Tributaria también ha participado en la investigación de blanqueo de capitales que vincula presuntamente al guardia civil detenido, según ha podido saber este periódico.

La puesta en marcha del grupo del instituto armado que combate el narcotráfico desde el pasado mes de agosto en el Campo de Gibraltar ha resultado muy prolija en cuanto a los resultados obtenidos. Son los encargados de llevar a cabo la investigación en Granada de los dos arrestados y desde su entrada en funcionamiento han puesto en marcha más de 290 operaciones contra el tráfico de drogas y el blanqueo de capitales, tal y como dijo el pasado mes de enero el director de la Guardia Civil, Félix Azón. Este grupo ha detenido en estos siete primeros meses a más de 460 personas y han incautado bienes por valor de más de once millones de euros. La fuerte presión ejercida contra las mafias del narcotráfico en el Campo de Gibraltar está moviendo a los componentes de estas redes hacia otras provincias andaluzas después de saberse que en la zona por donde más hachís entra de toda Europa corre peligro su libertad, por el importante trabajo que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado están ejerciendo sobre los narcos.

Todo el operativo desarrollado en Granada la pasada semana está centralizado en un juzgado de la provincia de Cádiz encargado de la instrucción del caso, aunque los registros y detenciones efectuados en Granada pasaron antes por un juzgado de guardia de la Caleta y otro de Santa Fe.