Así fue la detención del sicario que estuvo escondido en Granada