Garbiñe Muguruza y Carla Suárez dicen adiós al sueño parisino

Muguruza, en su encuentro ante Sharapova. /
Muguruza, en su encuentro ante Sharapova.

La hispano-venezolana se vio superada por la experiencia de Maria Sharapova mientras que la canaria cedió ante una prometedora Eugenie Bouchard

PATRICIA MUÑOZMADRID

El cuadro femenino se ha quedado sin sus representantes españolas. Garbiñe Muguruza y Carla Suárez, que lograron repetir la hazaña de Arantxa Sánchez Vicario, Conchita Martínez y Marta Marrero de 2000 colando dos banderas de España en cuartos de final, se han tenido que despedir del torneo. Nunca han alcanzado las semifinales de ningún Grand Slam y esta ocasión les ha permitido soñar con ello, prácticamente tocarlo, pero no llegar finalmente a alcanzarlo. Ambas han tenido que despertar de la maravillosa semana que venían realizando de la peor manera, teniendo la victoria a alcance de la mano, o mejor dicho de la raqueta.

Djokovic y Gulbis, cara a cara en semifinales

El letón Ernests Gulbis, número 17 del mundo, venció con autoridad este martes al checo Tomas Berdych por 6-3, 6-2 y 6-4 y se clasificó para las semifinales de Roland Garros, en la que será su primera participación en la penúltima ronda de un torneo de Grand Slam.

Allí se verá las caras con Novak Djokovic, que derrotó en esta jornada de martes al canandiense Milos Raonic por 7-5, 7-6 (5) y 6-4 y que aspira a conseguir su primer Roland Garros.

Muguruza tuvo contra las cuerdas a la número ocho del mundo, Maria Sharapova, a la que con un juego «muy profundo», según reconoció la propia rusa, anuló en el primer set. 27 minutos le bastaron a la hispano-venezolana para llevarse la primera manga (6-1), con destellos del tenis que desplegó ante Serena Williams que hicieron al público pensar que la historia se repetiría. Sin embargo, la siberiana reaccionó a tiempo, en el último momento eso sí, porque se encontró con un 5-4 en contra en el segundo set que le hicieron verse con un pie y medio fuera ya de París. «Una vez que sientes que tienes un pie en la puerta, es un poco más fácil», aseguró la rusa, finalista el año pasado, quien añadió tras el partido que «Muguruza tiene mucho potencial».

Así, Sharapova arriesgó y, en esta ocasión, ganó. Se anotó tres juegos consecutivos y el set (7-5) que le dieron alas para luchar la tercera y definitiva manga. Todo lo contrario a Muguruza, que poco a poco se fue deshinchando y, como ella misma reconoció tras el encuentro, sin que la cabeza le acompañara en los puntos importantes. «Tengo que mejorar la mentalidad en los momentos clave y jugar más valiente» apuntó la jugadora nacida en Caracas. De esta forma, los nervios y la desesperación de la rusa al inicio del enfrentamiento se convirtieron en seguridad, precisión y agresividad, mientras veía cómo Garbiñe cometía errores y no aprovechaba los puntos de rotura (cinco cuando perdía 3-1). Sharapova tiró de veteranía y se llevó finalmente el tercer set por 6-1, confirmando su pase a semifinales y dando un «duro» pero aleccionador golpe a Muguruza. «Estaba ganando 6-1 y 5-4 en cuartos de final a Sharapova y estoy un poco en 'shock', es duro pero en el fondo estoy contenta () porque he visto que a las buenas de verdad les planto cara», concluyó Garbiñe, que se despide así del cuadro individual de Roland Garros.

También tuvo que decir adiós Carla Suárez que, al igual que Muguruza, sufrió una dolorosa remontada. «Podría decirse que es la derrota más dura de mi carrera», así resumió el encuentro la canaria, que tuvo opciones de ganar os tres parciales. Inició el enfrentamiento con confianza y buen juego y se colocó 5-2 y punto de set, sin embargo, fue la canadiense la que terminó anotándoselo por 7-6(4). En la segunda manga la jugadora de 20 años pagó la inexperiencia y la canaria pudo aprovechar para conseguir un contundente 6-2, empatando el encuentro y recobrando la fuerza y la confianza del primer set. Esto le permitió llevar la iniciativa en la tercera manga y colocarse con un cómodo 4-1 que le hizo acariciar las semifinales.

Pero Bouchard demostró agresividad y confianza en los momentos clave, igualó el encuentro y rompió el saque de su rival, remontando y colocándose con un 6-5 que muchos veían imposible. A pesar de la seguridad que estaba demostrando, cerrar un partido es complicado hasta para los más grandes y Bouchard acusó la inexperiencia al cometer una doble falta en uno de los puntos de partido de los que dispuso. No obstante, al tercero consiguió completar el juego y, con ello, el encuentro con un ajustado 7-5. "Creo que nunca había jugado un partido tan difícil como éste. Carla es una gran rival en tierra, pero yo he jugado muy bien el final del tercer set", explicó tras el partido la jugadora de Québec, que se enfrentará a Maria Sharapova en las que son sus primeras semifinales en Roland Garros, las segundas en un grande tras su buena actuación en Australia este año.

Esperanzas puestas en el dobles

A pesar del duro golpe recibido en el cuadro individual, Garbiñe y Carla lucharán juntas por hacerse un hueco en las semifinales del dobles femenino. Se enfrentarán, en la jornada del miércoles, a la dupla formada por la checa Kveta Peshke y la eslovena Katarina Srebotnik para optar a un puesto en la penúltima ronda del torneo. De esta forma, las españolas siguen en competición, aunque sea en la categoría por parejas, por lo que la despedida del cuadro individual, que no de París es, por lo menos un poco, menos amarga.