Los pilotos, contra los elementos

Los pilotos de MotoGP, durante la presentación. /
Los pilotos de MotoGP, durante la presentación.

Las elevadas temperaturas, el trazado bacheado y una nueva chicane añaden incertidumbre al GP de Cataluña

BORJA GONZÁLEZCircuito de Montmeló (Barcelona)

Temperaturas en el entorno de los 30 grados, circuito con un asfalto muy usado y con poco agarre, trazado bacheado -los pilotos de MotoGP pedirán un reasfaltado en la Comisión de Seguridad del viernes por la tarde- y una nueva chicane modificada por seguridad tras el mortal accidente de Luis Salom el año pasado y que varía el último sector. Cambio calificado con un suspenso por la mayoría de pilotos que lo probaron en un test privado antes de la carrera de Italia. Y todo en el año en el que más se habla de neumáticos, en el que este factor da más sensación de tener una influencia capital los domingos. «Nosotros hemos pillado en casi cuatro carreras y Yamaha por mala suerte en una solo», comentó este jueves entre risas Marc Márquez, que llega a la séptima prueba del año con una sola victoria y cuarto en la clasificación general a 37 puntos del líder, Maverick Viñales.

Viñales fue uno de los pocos pilotos que no estuvo en aquel entrenamiento privado en el circuito catalán y que tendrá que entrar a ciegas en un trazado en el que se marcarán nuevos tiempos por esa variante en su tramo final. «Tengo que ser inteligente e intentar buscar alguna rueda que haya probado esa parte de la pista en el test y acoplarme rápido», se sinceró el líder de la general que, pese a haber colocado a Andrea Dovizioso -ganador en Mugello y segundo de la general- como máximo rival tras el fin de semana en Italia, confesó que el que realmente le preocupa es Márquez, segundo en la carrera de 2016 por detrás de Valentino Rossi. «De todo el pelotón sobretodo es de Marc de quien prefiero distanciarme», manifestó, un objetivo que será complicado en otro fin de semana lleno de incertidumbres. «En pistas con baches normalmente he ido bien siempre», explicó el de Yamaha. «Silverstone, Argentina, en Mugello. Así que los baches, en teoría, nunca son un problema. El calor, sí, realmente no me gusta, no me gusta cuando hay poco 'grip' (agarre)».

También en circunstancias complicadas se disputó la prueba de la última temporada, que tuvo como triunfador a Rossi, que reconoció sentirse mejor físicamente que en Italia sin estar aún al cien por cien -en el entorno del piloto llegó a comentarse el pasado fin de semana que el italiano había estado aún más grave de lo que terminó trascendiendo-. «Para estar al cien por cien necesitaría otra semana más, pero estas dos carreras son consecutivas», asumió Rossi. «Es una lástima para el campeonato, pero ya digo que estoy mejor. Hice una buena carrera en Mugello, pude pilotar bien a pesar de tener algo de dolor y espero estar mejor aquí. Haber tenido una semana más ayudará, aunque será duro mañana porque tenemos una curva nueva y hay que entenderla». El italiano restó importancia al cambio en la chicane, al verla muy parecida a la antigua, aunque alertó sobre el cambio en el asfalto en esa zona 'nueva', otro factor más a tener en cuenta durante el Gran Premio. «Me gusta porque es diferente, no puede ser igual en todos los circuitos. Curvas diferentes, partes diferentes le dan un punto interesante pero es cierto que el trazado de antes era más natural y fluido y éste es diferente pero cambia una curva, el resto es igual, bueno dos curvas, pero no hacen demasiado la diferencia», apuntó Márquez.

Esa incertidumbre de los teóricos favoritos permite que, de nuevo, se abran las puertas a los menos habituales. En Italia fue Danilo Petrucci, con un sorprendente tercer puesto, el que vivió su momento de gloria, a la vez que Álvaro Bautista finalizaba quinto, no muy lejos del cuarto, Rossi, y por delante del propio Márquez. «¿Por qué no?», afirmó optimista el de Talavera de la Reina. «Venimos con las mismas ganas de hacerlo igual o mejor. En Jerez ya se estaba haciendo bien, en Francia también. sólo nos faltaba rematar el domingo. Lo que cambió en Mugello es que lo hicimos bien en entrenamientos y rematamos el domingo. Este es el objetivo aquí. Esta pista es muy exigente con los neumáticos para la carrera así que intentaremos hacer un buen settings (ajustes) que me ayude a ser constante y no perder mucho en las últimas vueltas».

Un Gran Premio que tendrá también mucha tela que cortar en las otras dos categorías. Alex Márquez tratará de recortar algo más la distancia con el líder Franco Morbidelli -está a 35 puntos-, que tiene a sólo trece puntos a Thomas Luthi; y Joan Mir espera ansioso un trazado que le gusta y en el que espera consolidar aún más su ventaja en la general, que ahora es de 34 puntos sobre Arón Canet.