Inbee Park, máquina total

Inbee Park, máquina total

La corena saca su artillería y gana el oro olímpico con cinco golpes de ventaja

MIGUEL ÁNGEL BARBERO

Inbee Park no dio opción a la sorpresa. Arrancó como líder en la última ronda del torneo olímpico de golf con dos golpes de renta y no solo no vio en peligro su victoria sino que la consiguió por goleada. A pesar del día ventoso y complicado, que no hacía fácil alcanzar las banderas, la ex número uno mundial firmó una tarjeta de 66 golpes que le permitieron ganar el oro por cinco de margen (-16).

Sus compañeras de partido, al igual que el resto de competidoras que la tuvieron al lado o la vieron en la distancia, terminaron por desesperarse de la eficacia de esta mujer. Ha ganado siete grandes con un "swing" feo y destartalado pero tiene una eficacia en el juego corto que parece que lanza las bolas con tiralíneas. Por muchas dificultades que tenga en llegar a "green", se las apaña de maravilla para firmar el par o, como hoy hizo en siete ocasiones, el "birdie". De esa manera compensó los dos errores sufridos que no llegaron siquiera a perturbar su hierático rostro. Eso sí, cuando se vio campeona ya esbozó una sonrisa. Inbee es una máquina con corazón.

Con el escalón más alto del podio decidido, quedaba la emoción por ver quiénes serían sus dos acompañantes. Cuando la japonesa Harukyo Nomura dejó un nueve abajo en el marcador debieron de entrarles los temblores a las mujeres que aún quedaban en el campo. La estadounidnese Gerina Piller había perdido ya sus opciones (firmó siete sobre par y fue una convidada de piedra en el último partido) y la china Sanshan Feng hizo los deberes al alcanzar el menos diez que le garantizaba el bronce. Quedaba la duda de si la actual dominadora del golf internacional, Lydia Ko, sería capaz de aguantar la presión a sus 19 años. Y vaya si lo hizo. Selló tres "birides" en sus cinco últimos agujeros y se llevó una plata que le supo a gloria.

Por lo que respecta a las españolas, volvieron a estar irregulares. Azahara Muñoz flirteó con el diploma olímpico durante su primer tramo, pero un doble "bogey" en el hoyo 13 la sacó de la lucha. Acabó con (-2) en el puesto 21. Carlota Ciganda, por su parte, no encontró la motivación necesaria para ganar al campo y con (+6) se fue al 39. Como anéctoda quedará el record del campo establecido por Maria Verchenova (62 golpes) gracias a un hoyo en uno en el 4.