Bartra: «Sentí muchísimo miedo, el brazo me colgaba»

Marc Bartra celebra el triunfo en la Copa de Alemania. /
Marc Bartra celebra el triunfo en la Copa de Alemania.

El defensa del Borussia Dortmund habla por primera vez del atentado que sufrió el autobús del equipo y en el que resultó herido: "Me daba igual que me cortaran el brazo, yo estaba vivo"

COLPISAMadrid

Emocionante testimonio de Marc Bartra. Tras finalizar la temporada y después de haber conseguido el título de Copa el pasado sábado, Marc Bartra quiso hablar del atentado que sufrió el Borussia Dortmund el 11 de abril cuando acudía a jugar el partido de cuartos de final de la Champions League ante el Mónaco. En dicho atentado, el defensa sufrió la fractura de radio y una conmoción que le ha dejado marcado para siempre y que le ha hecho ver las cosas de otra manera.

Con los ojos llorosos y mucha emoción, Bartra recordó en El Hormiguero de Antena 3 cómo fue todo lo que sucedió. "Fue horroroso, pero estoy aquí. Salimos del hotel, bajamos hacia el bus y yo me monté de los últimos, donde siempre, en la parte de atrás. Estaba hablando con mis compañeros y en un abrir y cerrar de ojos pasamos de la tranquilidad y el silencio a ver mucho humo". El central continuó con su relato: "Esa explosión lo cambió todo. Los oídos me pitaban, había mucho olor a pólvora, me vino viento muy caliente a la cara, el móvil salió disparado porque recibí un trozo de metralla en la mano... ".

Con la voz temblorosa, Bartra desveló que "sentí muchísimo miedo, no supe cómo reaccionar. Me quedé paralizado. Vi las caras de mis compañeros y todos gritábamos. Yo estaba en el suelo mareado, con mucho dolor de cabeza, de brazo, no podía moverlo". "Grité de dolor. Pedí que me mandaran a un fisioterapeuta: el brazo me colgaba. Cuando vino la fisio, lo primero que hizo fue darme unos guantazos en la cara. Me decía llorando no te puedes dormir, sé fuerte. Si te duermes igual no puedes volver a abrir los ojos. Ahí fue cuando empecé a pensar en mi hija Gala". La actuación de la fisio del equipo fue vital porque "sólo quería dormirme, pero me repetía una y otra vez que debía mantener los ojos abierto porque (Gala y su novia Melissa) me necesitaban. Fueron unos 10 ó 15 minutos, pero para mí fue eterno".

Además, el jugador desveló que "en el hospital me encontré con Melissa y le dije tranquila, cariño, estoy bien. Fue como si le diera un beso por primera vez". "Me daba igual que me cortaran el brazo, les decía (a los médicos) que me lo cortasen porque yo estaba vivo", añadió.

Por último, reconoció que "el atentado me ha cambiado. Ahora el mañana lo veo muy lejos y siempre hay una última sonrisa, un último abrazo, un último beso. Si no lo vivimos ahora, ¿cuándo lo vamos a vivir? La vida te da hostias, aunque estés en tu mejor momento. Y si puede, te pisa. Pero no me viene debilidad cuando lo pienso, sino fortaleza. Es con lo que me quedo", finalizó.