Cuatro meses de cárcel para ocho 'hooligans' del Leicester por desórdenes públicos

Un momento de la carga policial. /
Un momento de la carga policial.

A seis de ellos se les han impuesto también otros cuatro meses de prisión por atentado contra la autoridad durante los altercados en la Plaza Mayor de Madrid

COLPISAMADRID

Ocho hooligans del Leicester inglés detenidos el martes fueron condenados este jueves a cuatro meses de cárcel por un delito de desórdenes públicos durante los incidentes violentos que protagonizaron en la Plaza Mayor de Madrid la víspera del partido de Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid. A seis de ellos se les han impuesto otros cuatro meses de prisión como autores de un delito de atentado contra la autoridad durante su enfrentamiento con las Fuerzas de Seguridad, que se vieron obligadas a intervenir después de que un grupo de hinchas británicos encendiesen bengalas y lanzasen cerveza y bebidas a los transeuntes.

Al ser las condenas inferiores a dos años, los ultras del Leicester previsiblemente podrán regresar ya a su país y conmutar las penas por multas económicas. Los hooligans detenidos la noche del martes y puestos a disposición judicial este jueves reconocieron los hechos que se les imputaban, lo que les ha supuesto una rebaja de un tercio de la condena. Algunos de los ultras del Leicester también han sido condenados por delitos leves de lesiones y maltrato a agentes de la autoridad, por lo que se verán obligados a indemnizar a los funcionarios agredidos. Hasta seis policías nacionales resultaron lesionados durante los altercados en la Plaza Mayor. Los incidentes de los hinchas del Leicester se produjeron la noche del martes, alrededor de las 21:30 horas, por parte de un grupo de 70 seguidores del rival del Atlético de Madrid.

Este jueves también pasó a disposición judicial y quedó en libertad sin medidas cautelares, aunque también con una imputación de desórdenes públicos, uno de los otros dos radicales del Leicester detenidos el miércoles, por hacer uso de una bengala en la misma Plaza Mayor, donde varios ultras, además de recurrir a la violencia contra la Policía Nacional, se burlaron de gitanas rumanas lanzándolas monedas al suelo, como ya hicieran en el mismo escenario hinchas del PSV Eindhoven, en la temporada 2015-2016.