Ideal

sorteo parís

Rivales peligrosos para el campeón

  • España evitó a Italia pero competirá en un grupo complicado frente a Croacia, República Checa y Turquía

  • La hora de ruta de La Roja hacia París hará sus primeras escalas en Toulouse, Niza y Burdeos

Aunque el seleccionador español, Vicente del Bosque, siempre insistió en que a priori no cabe alegrarse ni lamentarse por los rivales que corresponden en suerte, España no estuvo aliada con la fortuna en el sorteo de la Eurocopa de Francia 2016 celebrado este sábado en el Palacio de Congresos de París, por primera vez con 24 selecciones en los bombos. Partía como cabeza de serie y evitó a Italia, 'el coco' del segundo bombo, pero deberá medir sus fuerzas en el marco del grupo D con la imprevisible Croacia y con la República Checa y Turquía, los dos adversarios con mejor coeficiente de la UEFA en los bombos 3 y 4, respectivamente.

Sí le agradó al técnico español no quedar encuadrado en uno de los primeros grupos, ya que así empezará tres días después de la jornada inaugural y dispondrá de más tiempo para la preparación de sus jugadores. La final de la Champions se celebra el 28 de mayo en Milán y, si se cumple el guión de los últimos años, es probable que ahí esté un equipo español con varios internacionales en sus filas.

Siempre con las sospechas de las 'bolas calientes' en los comentarios de los malpensados, los tricampeones de Europa lucharán en el grupo más difícil y equilibrado junto al E, donde compiten la Bélgica de Hazard, la corajuda y experimentada Italia que dirige Antonio Conte, la rocosa Suecia de Ibrahimovic y la República de Irlanda que conduce Martin O'Neill.

España, favorita si se aproxima a su mejor nivel, no puede confiarse pero no acceder a octavos sería un fracaso, ya que sólo quedan eliminados los seis últimos de grupo y los dos peores terceros. La Roja debutará el lunes, 13 de junio, a las 15.00 horas en Toulouse ante los checos, ordenados, defensivos y equilibrados, aunque suelen encajar bastantes goles a balón parado. Rosicky, veterano enganche del Arsenal, es su estrella.

Grandes conocidos

 Cuatro días después, duelo ante los imprevisibles turcos de Arda Turan y Çalahanglou en Niza, a las 21.00 horas. Y cerrará la primera fase ante los croatas de Rakitic, Modric y Mandzukic, el 21 de junio en Burdeos, también en horario nocturno. Enemigos balcánicos con talento y gol y a los que España ya derrotó en la pasada Eurocopa, cuando echó por tierra la teoría del 'biscotto' que se elaboró desde Italia.

A priori, cómodos rivales para los anfitriones, que protagonizarán el partido inaugural contra Rumanía, el viernes 10 de junio, a las 21.00 horas, en Saint-Denis. También se medirán a Suiza y la emergente Albania. Morboso duelo en la primera fase entre Inglaterra y País Gales, liderada por Gareth Bale, y camino sencillo para Portugal. Salvo hecatombe, Cristiano jugará los cruces, ya que los lusos son mejores que austriacos, húngaros e islandeses.

Inhabilitado Michel Platini, que sufrió un bofetón del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) al confirmar su suspensión e impedirle lucir en su país, el honor de presidir el sorteo le correspondía a Ángel Villar, vicepresidente primero de UEFA. Pero el alto dirigente español expresó de «todo corazón» su deseo de que Platini «pueda retomar la cabeza del fútbol europeo», y en la ceremonia cedió todo el protagonismo a Gianni Infantino, secretario general de UEFA, candidato a encabezar la FIFA si Platini sigue sancionado por el cobro de 1,8 millones de euros que están bajo sospecha.

Mucho más mediáticos que el 'calvo' de los sorteos, tal y como se le apoda a Infantino, lucieron en la conducción de la ceremonia el holandés Ruud Gullit, campeón en 1988 y un clásico en estas galas, y el exlateral francés Bixente Lizarazu, campeón mundial en 1998 y continental dos años después.

Dos grandes que dieron paso en la extracción de bolas de los bombos a leyendas de la UEFA, goleadores decisivos y campeones como el griego Angelos Charisteas, el checo Antonin Panenka, el alemán Oliver Bierhoff y el francés David Trezeguet. Del Bosque, participante activo en 1980 y último seleccionador coronado, disfrutó también de su momento de gloria al hacer entrega del trofeo que distingue a España como campeona.

Máxima seguridad

La gala quedó marcada por unas medidas de seguridad sin precedentes, con cacheos y controles tanto en el acceso al Palacio de Congresos como a los hoteles próximos que albergaron a los periodistas y las delegaciones oficiales de las diferentes federaciones.

Un mes después de los atentados yihadistas en París, este asunto se ha convertido en primordial. «El nivel de alarma es máximo. Es evidente que hemos tenido reuniones después de lo sucedido el 13 de noviembre en el Stade de France y sus alrededores y que hemos sacado conclusiones y hemos aprendido a seis meses de la Eurocopa», expuso Jacques Lambert, presidente del comité organizador.

Comienza la cuenta atrás, los preparativos de La Roja para su concentración en la isla de Saint-Martin-de-Ré, en La Rochelle. España ya conoce su hoja de ruta hacia su cuarta corona, la tercera consecutiva. Un anhelo, un hito en Europa comparable a lo conseguido por Argentina en América, Egipto en África, Irán en Asia o México en la Concacaf. Una utopía hace sólo ocho años.