Granada, sin oferta estival

Francisco Ramírez y Francisco Sánchez se quejan de que con tan escasa actividad adaptada en verano tengan que jugar en la calle./
Francisco Ramírez y Francisco Sánchez se quejan de que con tan escasa actividad adaptada en verano tengan que jugar en la calle.

Usuarios y asociaciones se quejan del escaso compromiso del Ayuntamiento con la oferta pública de deporte adaptado y abogan por una apuesta común para llevar a cabo actividades como piragüismo, buceo o baloncesto en silla de ruedas

CÉSAR GUISADOGRANADA

Si tu movilidad se encuentra reducida o bien tienes una discapacidad sensorial o intelectual, tus opciones para practicar deporte adaptado durante el periodo de verano se reducen ostensiblemente. Al menos si tu intención es valerte de los servicios municipales para practicar deportes eminentemente estivales como pueden ser el piragüismo, el buceo o la equitación durante los meses de junio, julio y agosto. La búsqueda de estos servicios acaba siendo sencillamente frustrante.

La oferta se reduce a actividades como el senderismo, la natación o el aquagym, que dispone de quince minutos lunes y miércoles. Es eminentemente privada debido a la externalización del servicio y en la mayoría de los casos, aunque aparezca en el folleto oficial, acaba por no llevarse a cabo. Así lo cuentan usuarios que, después de hojear el folleto que presentó la concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Granada el pasado mes de septiembre a bombo y platillo, acuden a la ventanilla para preguntar sobre sus actividades adaptadas.

Aquí, los funcionarios remiten a las asociaciones con las que el área de Deportes las acordó y algunas de estas alegan que no disponen del material y la infraestructura necesaria para llevarlas a cabo debido a que el apoyo que ha prestado el anterior equipo de gobierno ha brillado por su ausencia.

Lo ejemplifica elocuentemente Francisco Sánchez, jugador profesional de baloncesto en silla de ruedas con el equipo de División de Honor del Clínicas Rincón de Vélez Málaga. Sánchez, que colabora con la Asociación Granada Integra en la creación de una escuela de baloncesto adaptado para niños, advierte que se trata «de la pescadilla que se muerde la cola» explicando que «ellos -el área municipal de Deportes- nos derivó el servicio y luego tú tienes que ir a tocar a su puerta para pedir medios, ya que hablamos de deportistas que dependen de unas sillas de ruedas y cierta infraestructura para hacer una actividad adaptada».

En clubes privados

Francisco Ramírez es el presidente de Granada Integra y va algo más allá. «Si quieres hacer piragüismo o buceo adaptado, por ejemplo, tienes que hacerlo a través de clubes privados, porque no existe una oferta pública como tal», analiza. «Nosotros ya estamos trabajando en un proyecto para solicitar unas piraguas que permitan la sujeción de personas con paraplejía. Además, en colaboración con el Club de Buceo de la Universidad de Granada vamos a realizar este fin de semana inmersiones en el agua con personas sordas, ciegas, con discapacidad intelectual y física y también sin discapacidad alguna, por lo que será totalmente inclusivo», afirma.

Otro de los productos estrella y en pausa a la espera de un empujón económico es el programa de rutas en 'handbike', sillas de ruedas adaptadas con pedales en el frontal o provistas de un motor eléctrico, con las que se podrán realizar circuitos por Sierra Nevada y la Vega de Granada. Según los responsables de Granada Integra, el 'planning' que presentó por el área de Deportes es factible a la hora de su puesta en escena y necesita del apoyo real del nuevo equipo de gobierno para que Granada se posiciones a la vanguardia del deporte inclusivo.

En invierno

Encima de la mesa de Granada Integra aguarda uno de sus grandes proyectos: el regreso del baloncesto en silla de ruedas a la capital. «Ya tenemos seis sillas para empezar a jugar», indica Sánchez, «y a cuatro jugadores jóvenes, además de los veteranos del CD Arrayán, que estamos ahí para ayudar a quienes quieren aprender. Ahora, necesitamos una instalación para entrenar en horario extra escolar y un almacén para guardar las sillas deportivas». Estas, han sido sufragadas gracias a la colaboración de la firma privada Hierros Moral, de Torredonjimeno y a los beneficios que obtuvo la Carrera Inclusiva de Churriana, organizada por Granada Integra en sus dos ediciones.

«El ayuntamiento debe empezar a ver el deporte adaptado como una actividad rehabilitadora y no como simple ocio. Cuando a un niño con espina bífida le pones dos horas de deporte al día, consigue desconectar y sentirse útil en el equipo ya que se encuentra con jugadores con su misma lesión o con menos movilidad. La evolución que ves en ellos es increíble», advierte el jugador.