Ideal

Orenga: «Es el momento, estamos preparados para el oro»

vídeo

Juan Antonio Orenga / Chema Moya (EFE) Vídeo: Víctor Goded/Jorge Aznal

  • Juan Antonio Orenga, El seleccionador considera que España es "mejor equipo que Estados Unidos" y que sabe "ganar y sufrir"

  • "Debemos ser fieles a nosotros mismos, partiendo de una defensa muy agresiva que controla rebote, que vive del contraataque porque nos gusta jugar muy rápidos"

Juan Antonio Orenga es el hombre tranquilo. Ni en los entrenamientos ni en los partidos es habitual dar una voz a sus jugadores. Prefiere darles confianza. Porque el seleccionador confía ciegamente en sus hombres. Por eso, les deja ser creativos y jugar con la libertad de unas normas básicas para potenciar todo el talento de 'La Roja'. Es un hombre con los pies en el suelo que se estrenó como jefe del banquillo español con un complicado bronce europeo. Sin embargo, ahora mira al cielo dorado del Mundial y no duda de que su equipo, con mayúsculas, está más que capacitado para tocarlo.

¿Cuánto de motivación y de presión tiene para usted disputar este torneo en España?

Motivación, toda, porque es un Mundial y además es en casa. La presión es mayor porque la repercusión mediática en cualquier otro lado del mundo sería menor y aquí cualquier cosa se puede magnificar, para lo bueno y para lo malo. Pero esa responsabilidad que tenemos la transformamos en ilusión con el convencimiento de que todo va a ir perfecto.

El pasado año fue su debut y, con grandes ausencias, se mantuvo a la selección en el podio, pese a que hubo algunas críticas posteriores. Ahora están todos y la exigencia va a ser máxima. ¿Cómo afronta este segundo reto?

Las exigencias nos las marcamos nosotros. España siempre es favorita. Los jugadores vienen a la selección porque quieren ganar y nuestro objetivo es ganar el título. Antes de llegar a la complicada final soñada por todos tendremos que pasar por un camino que no va a ser fácil y en el que lo tenemos que hacer muy bien. Eso lo sabemos y no nos supone un problema. Debemos respetar a todos los rivales, desde el primero al último.

El año pasado no fue un año fácil para mí. Es la temporada del debut y lo hago con la ausencia de cuatro jugadores pon un peso muy específico dentro del equipo como Pau Gasol, Serge Ibaka, Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes. Pero el equipo respondió fantásticamente bien. Algunos dieron un paso adelante importante el en Europeo. También es verdad que tuvimos algunos problemas con los finales del partido. Ahora, en la Copa del Mundo, vamos a intentar mantener las cosas buenas y, después de analizarlos mucho, corregir los errores cometidos para seguir mejorando.

¿Cuáles fueron esos errores puntuales a los que se refiere?

Los partidos que perdimos los hicimos en los dos minutos finales. Por eso, hemos trabajado más esas últimas posesiones para que no se vuelva a producir lo sucedido, por ejemplo, ante Francia y que nos impidió estar en una final que tuvimos al alcance de la mano.

Todos llegan con el capítulo de sus equipos cerrados, sin la presión extra de no tener el futuro asegurado. En otras selecciones, como en Estados Unidos, ha supuesto que algunos jugadores hayan decidido no acudir a la cita mundialista. ¿Le preocupaba?

No demasiado. Estaba más inquieto pensando en que los doce llegaran bien físicamente y no hubiera lesiones. Porque no olvidemos que el año pasado todos los jugadores querían venir, lo que pasa es que la salud está por encima de cualquier torneo. Gasol y Navarro tuvieron que pasar por el quirófano y Serge tuvo que descansar.

¿Temía que los jugadores llegaran muy tocados tras la larga temporada?

Los últimos el cerrar la campaña tuvieron un casi un mes antes de incorporarse a la selección, los de la NBA casi dos meses. Hemos tenido tiempo más que suficiente para que descansarn y para preparar después el Mundial. No es un caso parecido a la selección de fútbol, en donde algunos hombre llegaron muy justos porque acabaron muy tarde y con los miembros del Real Madrid, Barcelona y Atlético luchando hasta el final por los títulos, con el sobreesfuerzo que eso conlleva.

El grupo está maduro, con doce jugadores muy importantes en sus respectivos equipos y eso le permitirá rotar y contar con múltiples variantes.

Mantenemos la estructura, con la base de la generación del 80, otro grupo que ha alcanzado la madurez en los últimos años y el correspondiente a los más jóvenes. El equipo está muy equilibrado, compensado en edad y experiencia para poder competir con ganar y saber sufrir.

¿Qué es saber competir? ¿Qué debe hacer España para ser competitiva?

Debemos ser fieles a nosotros mismos, partiendo de una defensa muy agresiva que controla rebote, que vive del contraataque porque nos gusta jugar muy rápidos, sin sistemas demasiado largos. Pretendemos hacer valer el talento de los jugadores como la primera opción ofensiva. Luego hay que contar con dos cosas más muy importantes: que no haya lesiones y que tengamos suerte. La suerte siempre debe estar ahí, lo demás lo podemos trabajar pero este factor no.

¿Confía en ganar a Estados Unidos o sueña con ganarle?

Soñamos con jugar la final y queremos ganarla. En los Juegos de Pekín ganamos una medalla de plata y estábamos muy contentos. En Londres se nos escapó el oro, lo perdimos y el segundo puesto no nos supo bien. Esta vez es el momento y el equipo está preparado para el oro.

¿Es España el mejor equipo?

Desde luego, es mejor que Estados Unidos, porque ellos cambian. Ya no están la mayoría de los que nos hicieron sufrir hace unos años, hay otros que pueden ser igualmente buenos pero no se mantienen. España cuenta con un bloque, con una estructura casi de club. Por eso, nuestro objetivo es ganar. De otra manera no vendría nadie.

¿Las bajas dejan un Mundial algo descafeinado?

Hay que pensar en los que están, no en los que faltan. Manu Ginobili o Kobe Bryant no están por lesión. Pero, por ejemplo, a Estados Unidos se le achacaba falta de poderío interior, y esta vez vienen con postes muy poderosos que se suman al extraordinario talento exterior. El nivel va a ser muy alto.

¿Teme que la afición se desilusione si hay un tropiezo como ha pasado con la selección de fútbol?

Ya hemos pasado por eso. Después de ser subcampeones olímpicos y campeones de Europa nos quedamos fuera del Mundial de Turquía en cuartos. Volvimos al año siguiente para volver a lograr el título continental y la plata en Londres. No es algo nuevo que después de un tropiezo nos levantemos, pero lo que queremos es seguir estando arriba. Es lo que llevamos haciendo durante una década. La lectura que debemos hacer del fútbol es que da igual lo que hayan hecho. Se merecen el respeto de todos. Ha sido un mal año para España, pero también para Italia, Inglaterra o Brasil. No siempre se puede ganar. Lo importante es que la próxima vez sigan optando al título. No se puede perder la confianza en un grupo por un mal día o una mala semana.

España peca de cierto pesimismo vital y de buscar el extremo del fracaso en cuanto no se alcanza el objetivo deseado.

No tenemos miedo. El problema será si no hacemos el trabajo bien. Si lo hacemos todo irá como esperamos. Hay que tener perspectiva. Sólo hemos ganado un Mundial y detrás de eso no hay ninguna medalla más. Pero insisto en que nuestro objetivo es ganar el campeonato. Si competimos a nuestro nivel, el éxito o el fracaso se medirá en cuestión de cómo hayamos hecho disfrutar a la gente.

Como aperitivo, el 'grupo de la muerte'.

Primero hay que tener respeto por Irán y Egipto. Después vendrá Brasil, uno de los rivales más duros a los que nos tendremos que enfrentar, con un cinco inicial muy poderoso y con el que tenemos quitarnos la espina de la derrota de Londres. A Francia también intentaremos devolverle a derrota del pasado Europeo. Son los campones continentales aunque no tengan a Parker. Sin él pierden a su gran individualidad pero ganan en equipo. Y Serbia llegará muy motivada porque el verano pasado le ganamos por mucho y eso siempre escuece. Son tres adversarios muy complicados, pero los que tienen que estar preocupados son ellos por tener que enfrentarse a España.

El sistema de competición permite que un tropiezo en la primera fase no resulte tan decisivo.

Nuestro grupo y el que nos cruzaremos a partir de octavos son los dos más fuertes. No será lo mismo jugar el primer cruce contra el primero que contra el cuarto. Luego te puedes llevar sorpresas desagradables, como en los Juegos de Atenas, cuando acabamos líderes y nos toco cruzarnos en cuartos contra Estados Unidos. Nos ganaron y nos dejaron fuera.

Entonces, ¿qué es lo importante antes de los cruces?

Es fundamental llegar bien, sin lesiones y con un buen ritmo de juego. A partir de ahí es todo a vida o muerte. Para llegar a la deseada final hay que ganar antes tres finales más.

Y después de este Mundial, ¿Qué?

jugadores como Pau Gasol y José Manuel Calderón han firmado por sus franquicias por tres años, por lo que al menos les queda este tiempo al máximo nivel. Y estamos oyendo que al año que viene ya no servirían para estar en el Europeo porque son mayores. Ellos tienen que decidir si mantienen la ilusión y el compromiso que han tenido hasta ahora. Yo creo que ésta no va a ser ls última cita de la generación del 80. Pero la renovación ya está hecha, porque son sólo cuatro de los doce los jugadores de esa edad.

¿Mirotic tiene sitio en este grupo?

Hemos tenido que dar muchas vueltas para decidir por qué nos decidíamos por este grupo. El año pasado podría haber sido un jugador muy importante, pero también he dejado fuera a Pablo Aguilar, Xavi Rey, Álex Mumbrú, Fernando San Emeterio o Germán Grabriel. La decisión la tomamos en función de cómo estaba el jugador y qué convenía más al equipo. Ojalá puedan coincidir Ibaka y Mirotic en la selección.

¿Cómo crees que quedará el Mundial?

España se llevará el oro, con Marc Gasol como mejor jugador del torneo; Estados Unidos será plata y Lituania se colgará el bronce. México será el equipo revelación.