El Covirán mira ya la segunda vuelta sin rebajar el nivel de ambición

Iván Martínez, jugador del Covirán Granada./
Iván Martínez, jugador del Covirán Granada.

Iván Martínez no podrá reaparecer aún este sábado en Ávila, aunque sí estará para jugar ya el 21 de enero en la final de la Copa LEB Plata

JULIO PIÑEROGRANADA

El Covirán Granada ya está inmerso en la preparación del primer partido de la segunda vuelta en la LEB Plata. Tras firmar una brillante primera parte en la competición liguera, refrendada el pasado viernes con la solvente victoria lograda ante Valladolid, que concedió finalmente el primer puesto y el consiguiente premio de organizar la final de la Copa, el equipo rojinegro ya piensa en el compromiso de este sábado a las 19.00 horas en el Centro de Usos Múltiples Carlos Sastre con Ávila, tercer clasificado en la actualidad y otro de los aspirantes a luchar también por el ascenso de categoría.

Once victorias en quince jornadas es el balance que presenta el conjunto entrenado por Pablo Pin. Las cuatro únicas derrotas se han producido ante rivales de la zona media-baja. Ha logrado superar en la primera vuelta a todos los equipos que se encuentran entre los ocho primeros en la tabla, lo que supone un dato muy positivo y que refleja el carácter competitivo que se ha conseguido esta temporada para luchar con ambición por lo máximo con la plantilla que se ha configurado. En la última jornada se notó la calidad en las rotaciones y brilló un jugador como el pívot rumano Cristian Uta. No pudo hacer lo mismo el equipo vallisoletano, que cuenta con un buen quinteto titular, pero baja de nivel por la escasa aportación de su banquillo.

En el encuentro celebrado el pasado 30 de diciembre en el Palacio de los Deportes frente al Ulsa Valladolid se batió el récord de asistencia en la LEB Plata. Se contabilizaron un total de 4.564 espectadores, que acudieron para celebrar a lo grande la clasificación para la final de Copa y el primer puesto con el que se cerró la primera vuelta. No se dejó escapar la oportunidad de actuar como anfitrión para organizar este evento dentro de dos semanas.

El único jugador que aún sigue de baja médica es Iván Martínez. La lesión muscular en el isquiotibial de la pierna derecha se ha alargado más de lo que se pensaba en un principio. Ya entrena por su cuenta y realiza sesiones de tiro a diario y los cálculos que se manejan en el club es que estará para jugar en dos semanas, por lo que podrá participar en el partido con el Lucentum Alicante del 21 de enero, si no surge ningún imprevisto en el último momento. Ya son tres los meses que lleva sin jugar, al ser más lenta de lo imaginado la recuperación.

Está tardando en cicatrizar ese problema muscular y no se quiere correr ningún tipo de riesgo. Es el propio escolta pucelano el que transmite con su trabajo diario las sensaciones que percibe. Se quiere evitar de cualquier manera una recaída que pudiera retrasar aún más su regreso. Se le considera un jugador importante por la calidad que ya ha mostrado, cuando ha estado para jugar. Dará más profundidad al banquillo y esa aportación se deberá notar en las rotaciones para mantener frescos a los jugadores durante cada partido.

La expedición del Fundación CB Granada partirá este viernes a primera hora de la tarde con destino a Ávila. No está este viaje entre los desplazamientos largos que hay que realizar esta temporada, por lo que los jugadores y el cuerpo técnico podrán estar incluso con sus familiares durante la mañana del 6 de enero. Óscar Fernández-Arenas, el máximo dirigente de la entidad, encarnará al Rey Gaspar en la Cabalgata del día 5 por las calles de Granada.

Sin coincidir con el fútbol

La final de la Copa LEB Plata está fijada para el 21 de enero en el Palacio de los Deportes frente al Lucentum Alicante. Falta aún por determinar la hora, aunque ya se sabe que no habrá coincidencia con el fútbol. El Granada jugará ese día a las 13.00 horas en el estadio Cornellá frente ante el Espanyol, compromiso con el que cerrará la primera vuelta. Esa circunstancia va a ayudar también para que se viva un ambiente excepcional con el título que habrá en juego. El ganador contará con el factor cacha a su favor en todas las eliminatorias que dispute por el ascenso al final de temporada, si se da el caso de que no logre dar el salto de categoría de forma directa, algo que solo consigue el que acaba como primer clasificado.

Ya se han trazado algunas ideas sobre el evento, aunque no será hasta la semana que viene cuando se presenten las novedades ante los medios de comunicación. Se va a contar con destacados miembros de la Federación Española de Baloncesto y será el momento para dar a conocer una serie de actividades paralelas que se van a preparar en los días previos a este acontecimiento. La idea es promocionar al máximo esta final y que se viva con intensidad en la ciudad.