Demandan a Endesa por los apagones en Zona Norte de Granada

Demandan a Endesa por los apagones en Zona Norte de Granada
PEPE MARÍN

La plataforma ha requerido en sede judicial que se dicten medidas cautelares y urgentísimas para que Endesa instale un sistema de electricidad ininterrumpida en las viviendas de personas dependientes y generadores eléctricos en centros escolares, sociales y sanitarios

EFEGRANADA

Cerca de un centenar de personas se han concentrado este jueves en la sede judicial de Caleta tras formalizar una demanda judicial contra Endesa por vulneración de derechos fundamentales y exigir que se impongan medidas cautelares contra la media de seis cortes de luz diarios, 89 el pasado abril.

La portavoz de este colectivo formado por vecinos, entidades sociales como la asociación gitana Anaquerando y Pro Derechos Humanos de Andalucía o la parroquia de La Paz, Natalia García, ha explicado que la demanda judicial pretende destacar la situación de indefensión del barrio.

García ha recordado que asociaciones y vecinos de la zona Norte de Granada se han manifestado, han protestado y han pedido la mediación de las administraciones, pero que el rosario de pasos no ha impedido que se sigan registrado cortes de luz, con una media de hasta seis diarios.

«Hablamos de vecinos que están al día en el pago de facturas y sufren cortes desde hace cinco años», ha apuntado la portavoz del colectivo, que ha denunciado a la empresa energética por una posible vulneración del derecho a la vida, a la educación, a la salud, a la igualdad y a la no discriminación.

Aunque la demanda se registró hace más de dos semanas, este jueves se ha celebrado la designación de procuradores de la causa, que celebrará una vista previa en un plazo previsible de un mes según ha explicado el abogado de la plataforma, Miguel Ángel Mancheño.

La portavoz de los vecinos ha subrayado que lejos de mejorar, el pasado abril se registraron 89 cortes de luz y que los centros educativos han denunciado más de 400 apagones este curso.

Estos reiterados microapagones provocaron que el centro de salud de Cartuja emitiera a principio de año una alerta sanitaria y afecta especialmente al centenar de vecinos «electrodependientes», que necesitan oxigeno para vivir, y a enfermos crónicos que requieren refrigerar sus medicinas.

El colectivo ha apuntado también la afección a las clases que generan los apagones, las pérdidas en el pequeño comercio o la suspensión de citas en servicios sociales, entre otros perjuicios.

La plataforma ha requerido en sede judicial que se dicten medidas cautelares y urgentísimas para que Endesa instale un sistema de electricidad ininterrumpida en las viviendas de personas dependientes y generadores eléctricos en centros escolares, sociales y sanitarios.

De manera estructural, han exigido que se aumenten la potencia eléctrica hasta garantizar que todo el que pague su factura tenga acceso a electricidad porque, como han recordado, los vecinos de Norte tienen los mismos derechos que cualquier otro granadino.