Los delitos sexuales crecen en Granada: 21 violaciones se han registrado en los primeros nueve meses del año

Protesta en Granada, meses atrás, contra la sentencia de La Manada. /ALFREDO AGUILAR
Protesta en Granada, meses atrás, contra la sentencia de La Manada. / ALFREDO AGUILAR

En los nueve primeros meses del año se han registrado 215 delitos contra la libertad e indemnidad sexual, un 18,8% más frente al mismo periodo de 2017

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

A pocos días de la convocatoria del 25-N contra la violencia de género, los datos de los delitos registrados contra la libertad e indemnidad sexual en Granada y su provincia no resultan nada halagüeños, más bien al contrario. Si el pasado año se registró un aumento significativo de este tipo de infracciones penales, en los nueve primeros meses de este ejercicio la estadística sigue al alza: entre enero y septiembre se han registrado 215 delitos de este tipo en la provincia de Granada, frente a los 181 del mismo periodo de 2017, lo cual supone un incremento del 18,8%.

Todos estos delitos son graves y la inmensa totalidad dirigidos contra la mujer. También hay menores de edad de sexo masculino. Pese a la marcada violencia de este tipo de infracciones penales, las agresiones con penetración destacan: en los nueve primeros meses de este año se han registrado 21 frente a las 18 del mismo periodo de 2017. Todos los datos son del último balance de criminalidad del Ministerio del Interior, correspondiente al tercer trimestre del presente año.

«Uno de los principales problemas de las víctimas de una violación es la revictimización por culpa del maltrato institucional al que se ven sometidas. Estas mujeres tienen que reproducir el relato de su pesadilla ante el forense, ante la policía, ante el juez y se convierte en una pesadilla. No sólo eso, sino que la espera hasta el día del juicio es interminable y muchas nos confiesan que han pasado un calvario por esta revictimización», comenta Ángeles Giménez Muñoz, responsable de Amnistía Internacional en Granada, quien hoy presentará un informe sobre la violencia sexual en España en un acto que se celebrará en la Carrera de la Virgen a las 18 horas.

La «obligación del Estado es garantizar una asistencia digna y especializada a las víctimas, no maltrato institucional», asevera.

A nivel nacional

El número de agresiones sexuales con penetración que acabaron en una comisaría de Policía o en un cuartel de la Guardia Civil en el año pasado fue de 1.382 en toda España, mientras que el resto de delitos contra la libertad sexual fueron 10.310. Si se hace una media, se puede afirmar, en virtud de estos datos, que cada día se producen en el país una media de tres agresiones sexuales. A escala nacional también ha aumentado este tipo de comportamientos deleznables. La variación de las agresiones sexuales ha sido de un 10,6% más en 2017 en comparación con 2016, mientras que el resto de delitos sexuales aumentó un 7,5%.

Casi las mismas agresiones sexuales que en todo 2017

Los delitos contra la libertad e indemnidad sexual crecieron un 31% el pasado año en Granada. Hubo 22 violaciones y el resto fueron abusos u otros delitos vinculados con las redes sociales, donde se chantajeaba a las víctimas mostrando desnudos, principalmente. En este tercer trimestre ya van 21 violaciones, sólo una menos que en todo 2017. El caso más sonado del pasado ejercicio fue el de la menor de 14 años a quien apuñalaron y violaron en una casa en obras del Cerrillo de Maracena. La menor ha vuelto a hacer su vida normal, aunque con secuelas por la brutal agresión, y el autor sigue encerrado en la prisión provincial de Albolote pendiente de juicio, que se celebrará, seguramente, en 2019. Las fuentes consultadas no son capaces de dar una explicación coherente del motivo del crecimiento de estos delitos. «Hace falta mucha labor educativa aún», indican.