El delegado del gobierno andaluz, Pablo García, valora la situación tras la tormenta