El Darro desemboca con fuerza en el Genil (II)