El cura detenido por abusos a una niña viajó a Venezuela por necesidad de los Agustinos

Miguel Ángel Hernández, prior provincial de los Agustinos Recoletos. /EFE
Miguel Ángel Hernández, prior provincial de los Agustinos Recoletos. / EFE

La orden y el centro educativo, que han reprobado la «conducta impropia» del religioso y han pedido perdón a la víctima y su familia niegan que el motrileño arrestado hubiera sido denunciado en España

Javier Morales
JAVIER MORALES

Ni el colegio Santo Tomás de Villanueva, donde ejerció como profesor de Religión, ni en la sede provincial de los Agustinos Recoletos, orden a la que pertenecía, tienen constancia de quejas hacia el cura en España. Tampoco la Policía Nacional ni la Guardia Civil habían registrado denuncias. En el Juzgado tan sólo consta una mención -que quedó archivada- por un asunto relacionado con tráfico. A priori, el historial en España de Iván M. P., el motrileño detenido el sábado en Maracaibo (Venezuela) por presuntos abusos sexuales a una menor de 12 años confesados ante la Policía, está limpio.

Según mantienen el director del colegio -en el que trabajó entre 2011 y 2015- y el prior provincial de los Agustinos Recoletos en Granada, no había sospechas de su comportamiento, «no hubo absolutamente ningún problema». De acuerdo con el portavoz de los Agustinos, Miguel Ángel Hernández, «era un fraile querido porque es afable, simpático, alegre, y congeniaba y conectaba muy bien con la juventud». Su viaje a Venezuela, como ha explicado a IDEAL, no fue un 'castigo', sino un intercambio habitual entre los miembros de la comunidad.

Desmiente así las declaraciones del secretario de gobierno del Estado de Zulia (Venezuela), Lisandro Cabello, quien señaló que «tenía denuncias en España (...) Venía siendo señalado en una iglesia de España y lo mandaron castigado para acá (Venezuela)».

Los Agustinos enviaron ayer un comunicado en el que reprobaron y condenaron «la conducta impropia de este religioso». «Pedimos perdón públicamente a la víctima, a su familia, a la Iglesia y a toda la sociedad por la responsabilidad que nos corresponda», prosigue el escrito.

Iván M. P. fue detenido, según han informado medios locales venezolanos, tras ser descubierto supuestamente abusando de una chica de 12 años. En un vídeo filtrado de su declaración ante las fuerzas de seguridad venezolanas, aseguró que se «encariñaron» y «una cosa llevó a la otra». «Me he encariñado de ella y ella se ha encariñado conmigo, ese es el problema».

Información relacionada