Tres libros para entender los últimos días de Lorca

Tres libros para entender los últimos días de Lorca

La presentación esta semana de 'Granada 1936', la novela con la que Manuel Ayllón ficciona los últimos días del poeta, devuelve a la actualidad los libros más importantes que han tratado de explicar el asesinato de Federico García Lorca

PABLO RODRÍGUEZ

No sabemos si Manuel Ayllón imaginaba el interés que despertaría su novela, 'Granada 1936', tras ser presentada el martes pasado en la capital nazarí. La ficción del autor, que recorre aquella Granada "convertida en una picadora de carne", devuelve nuevamente a la actualidad un episodio aún polémico, "una herida que no ha cerrado todavía", como es la represión de miles de granadinos y, entre ellos, el asesinato del poeta Federico García Lorca.

'Granada 1936' es un libro que trata los últimos días del poeta, una novela que se sale de los discursos 'canónicos' realizados por historiadores a lo largo de las últimas décadas. Donde otros ven exclusivamente motivaciones políticas, Ayllón apunta en su historia también a la Vega, a las rencillas entre familias. Esos odios entre los Roldán y los Alba por la familia García Lorca derivaría en una venganza que se cobraría la vida del poeta más famoso de la provincia.

Aprovechando precisamente la salida al mercado del título, repasamos también otros libros que en su momento supusieron un gran salto adelante en la investigación del asesinato y que, en algunos casos, provocaron una tremenda polémica en la ciudad.

La investigación de Molina Fajardo

'Los últimos días de García Lorca', publicado en 1983 por la viuda y los hijos de Eduardo Molina Fajardo, está considerado como uno de los testimonios más completos sobre el caso. El volumen, cuya primera edición fue publicada en Plaza & Janés, se apoyaba en medio centenar de entrevistas de personas relacionadas con la vida y la muerte de Federico García Lorca. El periodista logró el testimonio de gente José María Nestares, que aportó datos hasta entonces desconocidos sobre las últimas horas de vida del poeta, o José Martínez Bueso, testigo de la ejecución. Además de ello, Molina Fajardo desarrolló una tesis según la cual la muerte de Federico García Lorca era ajena a la Falange y la dejaba en manos de los cedistas, especialmente Ruiz Alonso y Trescastro.

Hoy, 32 años después de la publicación, son muchos los que recuerdan la polvareda levantada por el libro. Su presentación en el Palacio de la Madraza provocó una enorme expectación hasta el punto de que los asistentes llenaron la sala y otras dependencias del edificio. Además medios como IDEAL, Diario de Granada o El País se enzarzaron en una tremenda polémica acerca de las tesis del libro.

13 horas descritas por Caballero

Es difícil quedarse solo con uno de los libros de Miguel Caballero Pérez. El historiador ha dedicado su vida a la investigación del crimen, un trabajo que ha desembocado en varios títulos de gran interés. Especialmente útil es 'Historia de una familia. La verdad sobre el asesinato de García Lorca', un volumen en el que desentraña la vida y la personalidad de los familiares tanto cercanos como lejanos de García Lorca, un trabajo de importancia crucial por la supuesta implicación en los hechos de personajes ligados a la familia. Sin embargo si un trabajo de Caballero ha logrado desentrañar con éxito uno de los grandes misterios del asesinato es 'Las trece últimas horas de Federico García Lorca'. Publicado en junio de 2011, el volumen desvela quienes fueron los ejecutores del poeta. Los granadinos conocían los nombres y las caras de Mariano Ajenjo Moreno, Salvador Varo Leyva 'Salvaorillo', Antonio Benavides Benavides, Juan Jiménez Cascales, Antonio Hernández Martín y Fernando Correa Carrasco. Además, el autor informa sobre las armas empleadas en el fusilamiento: pistolas Astra, modelo 902, calibre de 7,65 milímetros y fusiles Mauser, modelo 1893.

Caballero aclara incluso la franja horaria en la que pudo ser asesinado el poeta. Como describe en el libro, dos vehículos trasladaron antes de las cuatro de la madrugada del 17 de agosto de 1936 a Federico García Lorca, Dióscoro Galindo González, Francisco Galadí y Joaquín Arcollas Cabezas junto a la escuadra de ejecutores hasta un punto que el historiador sitúa en los Llanos de Corbera, junto al cortijo Gazpacho. Allí fueron asesinados y enterrados por los propios asesinos antes de que definitivamente fueran cubiertos de tierra por Joaquín García Labella, Francisco Rubio Callejón y Yoldi Bereu el día siguiente.

El libro cuenta con la peculiaridad de que se asienta sobre documentos exclusivamente. El historiador prefirió apoyar la investigación en informes, expedientes y archivos en lugar de los testimonios orales de las personas que participaron directa o indirectamente en los hechos.

La biografía de Gibson

Ian Gibson es probablemente uno de los mayores conocedores de la vida de Federico García Lorca. El autor, uno de los investigadores que más tiempo ha trabajado en torno a su asesinato, publicó en los años 80 la que es una de las biografías más completas sobre el poeta. Dividida en dos tomos, 'Federico García Lorca. I. De Fuente Vaqueros a Nueva York' y 'Federico García Lorca. II. De Nueva York a Fuente Grande', la obra repasa de manera pormenorizada la vida del autor desde su nacimiento en Fuente Vaqueros en 1898 hasta su muerte en agosto de 1936.

El libro se apoya en un trabajo de campo exhaustivo que le llevó a entrevistarse con personajes clave en la vida y la muerte del poeta. Es el caso de Ramón Ruiz Alonso, con el que se entrevistó durante cinco horas en 1967 y que negó al historiador su implicación en la denuncia, o de José Rosales, que por contra señaló a Ruiz Alonso como el denunciante que señaló a Lorca como agente soviético.

Aunque la obra es un trabajo titánico y acertado sobre la vida del poeta de Fuentevaqueros, el tiempo y los últimos descubrimientos han hecho que algunos elementos se hayan visto superdos. Por este motivo, y en consideración con el 80 aniversario del asesinato de Lorca que se cumple en 2016, Gibson anunció recientemente que trabaja en una renovación de la biografía, un libro que verá la luz el año que viene y que a buen seguro sorprenderá a los lectores interesados en la temática lorquiana.