Una puerta musical al universo cervantino

El concierto 'Cinco siglos' rindió homenaje anoche en el Corral del Carbón al escritor Miguel de Cervantes. /
El concierto 'Cinco siglos' rindió homenaje anoche en el Corral del Carbón al escritor Miguel de Cervantes.

Las músicas y danzas de la época del escritor tomaron el Corral del Carbón de la mano de 'Cinco siglos'

JOSÉ ANTONIO LACÁRCEL

La insigne figura de don Miguel de Cervantes y Saavedra, tan maltratada en su época, sirve como justificación, como argumento, para celebrar un determinado concierto, con un determinado programa y con un grupo que se especializa con, bastante fortuna, en la música de nuestro siglo de Oro.

Es una pena que los españoles desconozcamos tanto de nuestra propia historia. Resulta curioso y un poco lamentable que la historia de determinados países sea conocida al dedillo por nuestros compatriotas, que se emocionan ante las hazañas (?) de un general Custer y desconocen e incluso pasan olímpicamente de figuras como Fernando de Aragón, el Gran Capitán, Hernán Cortés y otro largo número de héroes interminables. Es el desprecio del que todo lo ignora. Pero por lo visto hay que resignarse ante estas posturas. Pues bien, la época que denominamos como Siglo de Oro corresponde a nuestra cultura, al florecimiento de las artes y las letras, aunque el imperio fuera desmembrándose poco a poco pero de forma inexorable. El rey Felipe IV fue un gran mecenas y un pésimo gobernante que delegó en figuras, más importantes de lo que muchos creen, como la del Conde Duque de Olivares. Pero el teatro, la poesía, la música, la pintura fueron tratadas como nunca en España. En esa época vive y sufre alguien tan importante como don Miguel de Cervantes Saavedra, que es contemporáneo de Calderón de la Barca, de Lope de Vega, Quevedo, de Luis de Góngora, de Ruiz de Alarcón, de Velázquez, de Murillo, de Juan Hidalgo... ¡Qué nómina de artistas y de creadores! Otro país se sentiría legítimamente orgulloso, pero nosotros despreciamos, no valoramos todo aquello que ignoramos. Felipe IV protegió las artes, las letras, la música. En su corte se recibieron las primeras óperas, en su corte nació algo tan netamente español - y tan poco conocido sin embargo- como es la zarzuela a la que muchos desprecian porque la ignoran. En esa corte de Felipe IV vive, mejor, malvive, el insigne don Miguel de Cervantes que en la noche del miércoles fue protagonista indirecto del concierto, a su memoria dedicado, celebrado en el Corral del Carbón.

El grupo de origen cordobés 'Cinco Siglos nos ofreció un interesante recital teniendo como pretexto la figura de Cervantes. El concierto se desarrollaba de acuerdo con el epígrafe de bailes y danzas en la obra de Cervantes. Se contaba con un grupo instrumental en el que figuraban Antonio Torralba, flautas, Gabriel Arellano, violín barroco, Miguel Hidalgo, guitarras renacentista y barroca, José Ignacio Fernández, bandurrias renacentista y barroca, Daniel Sáez Conde, violonchelo barroco y colascione y Antonio Sáez Conde, percusió. Junto a ellos, la voz de Delia Agúndez completaba un elenco muy digno, muy interesante, y que ha tenido un protagonismo en la noche de Festival, en un marco tan atractivo como es el Corral del Carbón, en el centro de la ciudad y algo apartado de los marcos habituales de las grandes sesiones del Festival.

Repetimos, ha sido un concierto grato e interesante. Una voz muy bonita, muy delicada, muy musical, dulce y grata como la de la soprano Delia Agúndez que ha cantado con buen gusto, con gracia no exenta de cierta picardía y que ha ido desgranando con buen gusto y musicalidad los textos de autores como Góngora, Honrubia, Velasco, teniendo siempre como referencia la figura de Cervantes, a través de autores más o menos contemporáneos como es el caso de Gaspar Sanz del que hemos admirado su hermosa y bien conocida zarabanda.

Los componentes de Cinco Siglos han estado convincentes, han mostrado calidad y entrega, capacidad y entusiasmo y una calidad incuestionable. Ellos, con el concurso de la encantadora voz de Delia, han llenado de música y de danzas de nuestro siglo de Oro, el sugestivo escenario del Corral del Carbón.