Un Beethoven apasionado y apasionante en el piano de Alba Ventura

Alba Ventura, durante su actuación en el Corral del Carbón/
Alba Ventura, durante su actuación en el Corral del Carbón

Espléndido arranque en el largo allegro inicial para ser exquisitamente elegante en el sugestivo adagio y rotunda y segura, con hermoso sonido, con excelente técnica y con suficiente capacidad de entrega en el final

JOSÉ ANTONIO LACÁRCEL

El Corral del Carbón es un sitio precioso, palabra. No es de extrañar que los turistas que visitan Granada se queden boquiabiertos ante este estupendo y bonito exponente del legado árabe de Granada. Es un sitio ideal, además, para ofrecer espectáculos musicales y teatrales. Pero tiene el defecto, como el Palacio de Carlos V , que en los dias de calor tórrido como los que estamos atravesando ahora, el Corral se convierta en una sauna, haciendo que los abanicos tomen un protagonismo excesivo. Menos mal que el público asistente ayer al recital de piano fue muy considerado y supo administrar el aire de los abanicos con absoluto respeto, sin esas aperturas y cierres chirriantes que se daban en anteriores conciertos al aire libre, a lo largo de toda la historia de nuestro Festival. Pero, tuvieron protagonismo ante un calor que solamente cedió un poco hacia el final del concierto, cuando Alba Ventura estaba ofreciendo su apasionada versión de la Appasionata beethoveniana.

Alba Ventura, un nombre más que añadir a la nómina de triunfadores de este Festival. Si machaconamente vengo refiriéndome a la interesantísima serie de recitales con las sonatas para piano de Beethoven, si insisto una y otra vez en la calidad que tienen, en la capacidad pianística que despliegan tarde tras tarde, la actuación de la joven Alba Ventura no hace sino corrroborar las impresiones que hemos ido teniendo a lo largo de los anteriores recitales.

Programa comprometido

Traía un programa comprometido por lo muy conocido. Concretamente juntaba tres de las sonatas más populares y familiares al público. En primer lugar la nº 14, escrita en do sostenido menor y que recibe el nombre de Claro de Luna, nombre poco apropiado y que, como bien se dice en las notas al programa, no fue idea de Beethoven. Pero dejando aparte estas consideraciones tendremos que adentrarnos en la interpretación que de tan hermosa sonata ha hecho Alba Ventura. Para ella, eso está claro, no tiene secretos el piano. Y conoce y siente a Beethoven y lo sabe transmitir en toda su grandiosidad, o en todas su delicadeza, como en el primer movimiento de esta sonata, que Alba Ventura ha tocado de manera exquisita. Y convincente y segura y elegante en los otros dos movimientos. Todo ello presagio de la excelente actuación que iba a seguir brindándonos. Como en la muy convincente Sonata nº 17, conocida como La Tempestad. Espléndido arranque en el largo allegro inicial para ser exquisitamente elegante en el sugestivo adagio y rotunda y segura, con hermoso sonido, con excelente técnica y con suficiente capacidad de entrega en el final. Para completar, una espectacular versión de la Appasionata, espléndida interpretación que ha puesto muy alto el listón para futuras actuaciones. Formidable versión la de Alba Ventura que nos ha hecho saborear al mejor Beethoven.