Muere Marta Osorio, heredera del legado de Agustín Penón

Marta Osorio publicó en 2001 un libro que recoge la investigación de Penón sobre Lorca./
Marta Osorio publicó en 2001 un libro que recoge la investigación de Penón sobre Lorca.

La granadina, actriz y autora de libros infantiles, desveló en 2001 todo el material obtenido por el investigador sobre el asesinato de Lorca

PABLO RODRÍGUEZ

Marta Osorio, actriz y escritora conocida por ser la albacea literaria del investigador lorquista Agustín Penón, falleció el pasado jueves en la capital nazarí. La granadina se encontraba convaleciente de una caída pero seguía trabajando en su futuro libro, una recopilación de cuentos para adultos que tenía previsto publicar en otoño en la editorial Comares, cuando le llegó la muerte.

Muy celosa de su intimidad, Marta Osorio nunca aportó demasiados datos sobre su propia biografía. La escritora nació en Granada antes de la Guerra Civil y se vio atraída por los escenarios ya desde la infancia. Fruto de esta pasión, se formó como actriz y fue miembro destacado del Teatro de Cámara Universitario en los años 50.

La polémica levantada en la ciudad por el intento de escenificar 'La Celestina' -obra prohibida en la época- le obligó a marcharse a Madrid. Allí continuó su formación actoral antes de saltar de los escenarios a los libros. Como escritora, sus cuentos infantiles tuvieron una gran proyección.

Sin embargo, fue su papel como albacea literaria de Agustín Penón por lo que es más recordada. La granadina y el investigador, nacido en Barcelona pero emigrado a Estados Unidos durante la Guerra Civil, se conocieron por mediación del director William Layton en el verano de 1955.

Aunque Osorio lo desconocía entonces, Penón acababa de iniciar su investigación sobre la vida y la muerte de Federico García Lorca, un trabajo que le llevaría a entrevistarse en el transcurso de un año y medio con personajes clave en la historia como Emilia Llanos, Luis rosales, José Rosales, Antonio Gallego Morell o Ramón Ruiz Alonso, entre otros. A través del testimonio de Manuel Castilla Blanco, el norteamericano fue el primer investigador que identificó con exactitud el lugar en el que fue fusilado el poeta.

Todo el material obtenido por Penón -testimonios, borradores y fotografías- fue a parar a manos de Layton días antes de su muerte, en 1976. Posteriormente, el director de teatro se lo legó a Osorio, que durante años se encargó de ordenarlo y pulirlo con vistas a su publicación.

El resultado de este esfuerzo fue el excepcional 'Miedo, olvido y fantasía: crónica de la investigación de Agustín Penón sobre Federico García Lorca'. El libro, publicado por la editorial Comares en 2001, reveló el importante trabajo investigador de Penón en la oscura Granada de los 50, una ciudad aún de luto y constreñida por el temor de lo sucedido durante la Guerra Civil.

Su revisión de la investigación de Penón no concluyó entonces. Osorio, con la colaboración del profesor Juan Mata, organizó exposiciones con las que acercó el legado del norteamericano al público. Al mismo tiempo, la granadina se sumergió en el estudio de los epistolarios de Emilia Llanos y Agustín Penón.

El trabajo concluyó en 2015 con la publicación en Comares de 'El enigma de una muerte. Crónica comentada de la correspondencia entre Agustín Penón y Emilia Llanos', un libro que revela la profundidad y coherencia de la investigación del norteamericano. Fue el broche de oro para la autora, que reconoció que con él «podía cerrar la maleta de Penón para siempre».

Compromiso

Familiares y amigos recordaban ayer el importante papel de Osorio en la recuperación del legado de Agustín Penón. «Se nos va una persona honesta y muy comprometida», aseguraba Juan Mata, profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada y amigo personal de la escritora. En su opinión, «su mayor labor, además de ser una fabulosa escritora, es la de haber dado luz a una serie de personas que sufrieron las consecuencias de la barbarie y que habían sido injustamente olvidadas».

En la misma línea se expresaba José Antonio García Sánchez, que elogiába su valentía. «Marta era una persona muy inteligente y tenaz, que tuvo que hacer frente a las fuerzas vivas de la ciudad en 1955 hasta el punto de tener que marcharse de Granada por intentar representar 'La Celestina'».

García Sánchez, amigo y editor con el que Osorio estaba preparando su nuevo libro, recordaba ayer sus obras más importantes y destacaba la relevancia de su trabajo con la investigación de Penón. «Ella ordenó todo el material, le dio coherencia y lo publicó en un libro que no solo trata sobre García Lorca, sino sobre aquella Granada del 55 tan difícil y tan oscura. Con ella se va un pedazo de historia de la ciudad».

Contenido Patrocinado