Un rey ilustrado en tiempos de despotismo

Restaurador del Palacio Barberini limpia el marco del cuadro 'Retrato de Carlos III'./
Restaurador del Palacio Barberini limpia el marco del cuadro 'Retrato de Carlos III'.

Varias instituciones se unen para conmemorar el tercer centenario del nacimiento del Carlos III, el monarca que impulsó decisivas reformas

ANTONIO PANIAGUAMadrid

Fue Carlos III un rey moderado y reformista, al tiempo que la encarnación de los valores ilustrados. Durante sus tres décadas de reinado reorganizó la Marina española, impulsó el desarrollo económico en la península y las colonias, acometió innovaciones urbanísticas, cambió la bandera, apoyó con sutileza la independencia de los Estados Unidos y expulsó a los jesuitas, a los que acusó de ser los inductores del motín de Esquilache, entre otras muchas cosas. Ahora, con motivo del tercer centenario del nacimiento de Carlos III, varias instituciones se han unido para recordar la memoria de un monarca que, en tiempos de las monarquías absolutas, propició la modernización del país y secundó los avances científicos.

Entre los muchos actos que se preparan, destacan la exposición que organiza Acción Cultural Española y que tendrá lugar en el Museo Arqueológico Nacional a partir del 1 de diciembre y hasta el 26 de marzo de 2017. El Museo acogerá una muestra que incluye un centenar de piezas que revisan la figura del rey Carlos III, su política exterior y su respaldo a la ciencia. Para el presidente de Acción Cultural, Miguel Ángel Recio, el monarca descolló por el patrocinio de la cultura y de las expediciones científicas al Orinoco, Perú, Chile y Paraguay.

La conmemoración evocará el papel de Carlos III como rey arqueólogo que protegió las excavaciones de Pompeya y que amparó el desarrollo de Madrid. Pero el Borbón no hubiera llegado muy lejos si no fuera por el equipo de ministros y colaboradores que le acompañaron, entre los que sobresalen Campomanes, Aranda, Floridablanca y Grimaldi. Acometió además una ambiciosa reforma educativa que va desde la creación de las escuelas de artes y oficios hasta el impulso de la universidad.

Primer morador del Palacio Real Nuevo de Madrid, Carlos III ordenó emprender reformas, ampliaciones y cambios decorativos en los Reales Sitio de El Pardo, Aranjuez y San Lorenzo del Escorial. Una exposición auspiciada por Patrimonio Nacional ofrecerá una visión de las decoraciones palatinas en tiempos del rey ilustrado. En esta muestra se abordará el importante papel que ejercieron las artes suntuarias y cómo influyó esto en el desarrollo de las Reales Fábricas creadas bajo su amparo: la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro, la Real Fábrica de Relojería y las heredadas de su padre (Tapices de Madrid y Cristales de la Granja).