El cuerpo de una vaca sin vida pasa todo el fin de semana entre escombros