La UE vendrá para investigar por qué Granada está descolgada del Corredor Mediterráneo

El alcalde de Granada, Paco Cuenca, durante su intervención en la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo./TWITTER DEL ALCALDE
El alcalde de Granada, Paco Cuenca, durante su intervención en la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. / TWITTER DEL ALCALDE

El alcalde de la capital, Francisco Cuenca, ha intervenido este jueves en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo para reclamar indemnizaciones por el aislamiento ferroviario

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

La Unión Europea (UE) anunció este jueves que enviará a Granada a la coordinadora del Corredor Mediterráneo, Iveta Radicova, para investigar el retraso de la infraestructura. Así lo trasladó la responsable de la Comisión de Peticiones, la sueca Cecilia Wikström, en el transcurso de una sesión en la que intervino el alcalde de la capital nazarí, Francisco Cuenca.

Radicova, ex primera ministra de Eslovaquia, examinará 'in situ' el progreso de las obras para conectar la provincia granadina a la red ferroviaria y analizará el grado de avance del Corredor Mediterráneo, una infraestructura ideada para unir con trenes de alta velocidad el puerto de Algeciras con el corazón de Europa.

Asimismo, Bruselas solicitará al Ministerio de Fomento un informe sobre el estado actual de las obras del eje ferroviario Bobadilla–Granada. El objetivo de la investigación es comprobar si el desarrollo del proyecto se adapta al marco normativo europeo.

«La ciudad tiene que ser una prioridad en el desarrollo del Corredor Mediterráneo tanto en cuestión de tiempos como de presupuestos, no podemos estar permanentemente desconectados» Francisco Cuenca

Ambas decisiones se enmarcan en la preocupación de la Unión Europea por los reiterados retrasos e incumplimientos a la hora de unir las capitales del sureste español –Granada y Almería, principalmente– con una infraestructura que considera prioritaria, tal y como especificó con la aprobación en 2013 de los reglamentos del mecanismo 'Conectar Europa' y de la Red Transeuropea de Transporte (red TEN-T).

El proyecto original establece la unión de la provincia granadina con la red mediante dos tramos, uno por la Costa y otro que comunicaría Antequera con Almería a través de la capital nazarí. Este último, para el que la Comisión Europea comprometió en 2011 y 2015 un máximo de 550 millones de euros a través de los fondos Feder, reutiliza parte de una línea ferroviaria trazada originalmente en el siglo XIX y se encuentra a punto de finalizar las pruebas previas a la puesta en marcha del servicio hasta Granada, prevista para junio.

Sin embargo, el resto del tramo hasta Almería no se espera que esté culminado antes de 2023, fecha en la que debiera finalizar también la conexión por AVE con el Levante. Esto haría de 2025 el horizonte más probable para la puesta en marcha de la red completa.

Aunque el plazo estaría dentro de lo deseado por la UE, que ayer volvió a apuntar a 2030 como horizonte límite, la confirmación de estas fechas supondría un retraso de cinco años de retraso con respecto a los planes iniciales de la comisión para el tramo del sureste español, que debería estar concluido en 2020.

Misión a Granada

El dictamen de la Comisión de Peticiones se produjo tras la intervención de Cuenca, que participó en la sesión a instancias del Consejo Social de la ciudad de Granada. El alcalde expuso a los europarlamentarios los problemas ocasionados por la falta de conexiones y pidió a la Unión Europea que evaluara el daño que más de cuatro años de aislamiento ferroviario ha producido en el tejido productivo de la ciudad.

El presidente de la comisión de Infraestructuras del Parlamento Europeo visitará Granada para comprobar si el desarrollo del Corredor Mediterráneo está dentro del marco normativo de Europa

El regidor trasladó también la necesidad de una compensación y solicitó que Europa dé prioridad a Granada en la ejecución del Corredor Mediterráneo. Para ello, Cuenca recordó a los europarlamentarios las «potencialidades» de la ciudad, que acogerá en el futuro proyectos de primer orden como el acelerador de partículas y que aspira a la capitalidad cultural europea de 2031, y exigió que la ciudad sea «no sólo eje de tránsito, sino parada del Corredor Mediterráneo». «La ciudad tiene que ser una prioridad en el desarrollo del Corredor Mediterráneo tanto en cuestión de tiempos como de presupuestos; no podemos estar permanentemente desconectados», dijo el alcalde.

La intervención de Cuenca se vio apoyada también por el testimonio de la europarlamentaria granadina Clara Aguilera, que incidió en que las obras en el tramo no se ajustan a la normativa del Corredor Mediterráneo. «Están arreglando vías del siglo XIX, lo que ha obligado a financiar la obra con fondos nacionales», dijo, antes de pedir que se escucharan las demandas de Granada.

Para Cuenca, el dictamen de la comisión de Peticiones mantiene vivas las aspiraciones de la ciudad. «La comisión ha entendido que este es un asunto prioritario para la ciudad y ahora lo que hace falta es que comprueben lo que se está haciendo para que podamos poner a Granada en el mejor nivel posible», dijo.